El funcionamiento correcto del esqueleto nos otorga independencia

La independencia funcional de un ser humano depende, en gran medida, del funcionamiento correcto de su esqueleto. Esto es lo que explica el Ostéopata Kenji Párraga en entrevista. Nos indica que los, aproximadamente, 206 huesos que conforman el esqueleto del hombre, se encargan de sostener el cuerpo y proteger algunos órganos. Es el que le otorga la forma al cuerpo y procura los movimientos (caminar, correr, brincar, etc.)

El Osteópata Párraga dice que es importante mantener sano el esqueleto y evitar lesiones.  “El pie es la base, es el sustento que nos da la oportunidad de estar ergidos y caminar. Si la base sufre alguna lesión, pues va a generar cambios en toda la estructura. Ante una lesión, el cuerpo realiza compensaciones y adaptaciones que van a modificar los ejes del cuerpo y esto nos va impedir movernos de una mejor manera”.

Una lesión en el pie, puede repercutir en daños a la rodilla, cadera, columna y la zona cervical. Si esta lesión no se arregla, puede llegar a generar daños en las funciones de otros órganos por las conexiones existentes entre el sistema óseo con los demas sistemas orgánicos.

El terapeuta Kenji indica que un problema físico puede detonar en un problema emocional. “Este problema físico de movilidad por la lesión del pie, de no arreglarse, puede llegar a afectar el aspecto emocional, porque el problema físico genera limitaciones de movilidad y la persona ya no puede desplazarse libremente y empieza la frustración por las limitaciones”.

Una lesión se vuelve crónica a partir del séptimo día, en palabras del Ostéopata Párraga. Es importante asistir a una valoración para saber que tratamiento a nivel osteopático se requiere, y al finalizar el tratamiento, en su caso, referir la continuación con otras disciplinas como es la rehabilitación, gimnasio, medicina, naturismo, etc.

La mejor medicina es la prevención.

La mayoría de la gente solo asiste a las disciplinas médicas óseas cuando tiene un problema grave de dolor: esguince, torcedura, traumatismo, fractura, etc. Pero para dolores menores, por lo regular, se automedica, se pone alguna venda o protector elástico. El terapeuta Kenji aclara que la mejor medicina es la prevención. “La prevención significa, aunque no nos duela nada, por nuestras actividades cotidianas, por nuestras posturas, los que cargan, los que se sientan, los que hacen mucho deporte. El cuerpo, aunque tenga actividad, se va mermando por estas cuestiones repetitivas”.