Presentan estudio del efecto de demencia en relaciones de cuidador/cuidado en hogares de cuidado; necesaria capacitación para una mejor comprensión

Las personas que viven con demencia a menudo experimentan una amplia gama de cambios de comportamiento.

Entre los que se encuentran:

  • fluctuaciones dramáticas en los patrones de sueño
  • problemas para comer
  • cambios en el estado de ánimo
  • comportamiento sexual no característico
  • agresión
  • deterioro en las habilidades interpersonales
  • cuidado personal y el temperamento.

La condición también puede dar lugar a:

  • delirios
  • agitación
  • depresión
  • ansiedad
  • indiferencia
  • y cambios en el comportamiento motor.

Efectos del cambio de comportamiento

Una nueva investigación publicada el 3 de junio de 2019 en la revista Dementia por investigadores de la Universidad de Chichester se centra en los efectos del cambio de comportamiento debidos a la demencia en un hogar de atención residencial. Sus hallazgos, se basan en una encuesta de cuidadores profesionales que compartieron sus propias experiencias sobre el deterioro de la del relación cuidador/cuidado a medida que avanza la demencia.

Los cambios en el comportamiento tienen un impacto, en las:

  • personas con demencia
  • personas cercanas
  • y también pueden afectar a los cuidadores profesionales

Investigaciones anteriores, se han centrado principalmente en la agresión mostrada por la persona que vive con demencia y su impacto en los cuidadores familiares.

Esta investigación abre nuevos caminos e identifica una amplia gama de comportamientos; examina su impacto en la familia en los cuidadores profesionales y otros residentes dentro del entorno del hogar de cuidado.

Encuesta

Los profesionales participantes en la encuesta identificaron puntos del cambio de comportamiento relacionados con la demencia en la relación entre ellos y los que están a su cuidado. En su posición profesional también pudieron presenciar el efecto del deterioro en las relaciones interfamiliares y en las relaciones entre los residentes dentro del hogar de cuidado.

Resultados

El consenso general entre los cuidadores profesionales fue que el deterioro de las relaciones con quienes cuidaban les molestaba; y que recibirían apoyo o capacitación adicional para ayudarlos a comprender mejor las ramificaciones del cambio de comportamiento como resultado de la demencia. Todos reconocieron que una mejor comprensión daría como resultado lograr buenas relaciones y el mantenerlas.

La Dra. Antonina Pereira, codirectora del Instituto de Educación, Salud y Ciencias Sociales de la Universidad de Chichester, coautora de la investigación con la colega Katie Appleton comentó: “Los cuidadores profesionales han identificado como parte de su práctica diaria un deterioro efectivo en las relaciones entre ellos y los residentes a su cargo. Nuestros hallazgos apuntan al hecho de que los cuidadores profesionales se beneficiarían de una capacitación más intensa y profunda; centrándose en la comprensión del cambio de comportamiento a lo largo del desarrollo de la demencia. Desde nuestro punto de vista, tal capacitación idealmente debería poner énfasis en la naturaleza degenerativa de la demencia; y en el hecho de que su progresión es probable que difiera de persona a persona“.