Conoce 4 intervenciones que pueden ayudar a prevenir suicidio de adultos mayores

El suicidio entre los adultos mayores es un problema de salud pública en crecimiento. Las condiciones asociadas con el envejecimiento (dolor crónico; enfermedad terminal diagnosticada o percibida; aislamiento social y la muerte de amigos y familiares); pueden empujar a personas de edad avanzada a terminar con sus propias vidas. Un nuevo estudio en el American Journal of Preventive Medicine muestra que el 23% de las norteamericanos mayores de 50 años que murieron por suicidio, habían revelado su intención de suicidio.

Datos

Utilizando datos que corresponden a 10 años del National Violent Death Reporting System (Sistema Nacional de Informes de Muertes Violentas;  NVDRS, por sus siglas en inglés); los investigadores pudieron identificar tendencias clave sobre los suicidas de mayor edad. Descubrieron que cuanto más viejos eran los difuntos, más probabilidades tenían de haber revelado su intención de morir por suicidio. Los fallecidos que tenían un estado de ánimo depresivo o problemas de salud tenían más probabilidades de divulgarlo; así como aquellos que habían recibido recientemente atención de salud mental o habían recibido tratamiento por abuso de sustancias.

Los hallazgos de un estado de ánimo deprimido, los problemas de salud y otros factores de estrés se asociaron con mayores probabilidades de divulgación indican que el suicidio se pudo haber prevenido al proporcionar los servicios necesarios para aliviar estos problemas“, explicó el investigador principal Namkee Choi, PhD, Louis y Ann Wolens Presidente Centennial de Gerontología, Steve Hicks, de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Texas, Austin, TX. “Los proveedores de atención médica necesitan una mejor preparación para evaluar y ayudar a los necesitados para prevenir el suicidio“.

El estudio también analizó otros aspectos del suicidio en adultos mayores.

Los datos revelaron que la divulgación se realizaba con mayor frecuencia a un compañero íntimo u otro miembro de la familia, y solo un pequeño número hablaba del suicidio a un profesional de la salud. En términos de métodos de suicidio, los investigadores encontraron que el uso de armas de fuego y el ahorcamiento/asfixia se asociaron con menores probabilidades de divulgación en general. Sin embargo, entre los usuarios de armas de fuego, los hombres tenían más probabilidades de revelarlo que las mujeres.

Intervenciones

Debido a que revelar la intención de suicidio brinda la oportunidad de prevenirlo y ofrecer ayuda para sobrellevar los factores estresantes, los hallazgos del estudio tienen implicaciones clínicas importantes para aumentar la divulgación y prevenir el suicidio entre los adultos mayores“, dijo el Dr. Choi. Los investigadores señalan 4 intervenciones importantes que pueden ayudar a prevenir el suicidio de los adultos mayores:

  1. Los proveedores de atención médica, especialmente los médicos de atención primaria que trabajan estrechamente con adultos mayores, deben evaluar de manera rutinaria el riesgo de suicidio. También preguntar sobre el acceso a armas y otros medios de suicidio. Se deben considerar los programas de capacitación de prevención basados ​​en la evidencia, como la capacitación en habilidades de intervención en el suicidio aplicado.
  2. Las campañas de salud pública dirigidas a las familias y otros sistemas de apoyo social para pacientes ancianos deben discutir las señales de advertencia de suicidio; y brindar información sobre cómo buscar ayuda después de una divulgación.
  3. Los sistemas de servicios sociales y de atención médica deben garantizar que los adultos mayores tengan acceso a servicios que aborden sus necesidades de salud física y mental. Como son terapia emocional y el asesoramiento de crisis; los cuidados paliativos para el dolor crónico; y que los servicios de atención a largo plazo sean asequibles y accesibles para enfermedades crónicas y condiciones de discapacidad.
  4. Los adultos mayores que sufren de depresión, enfermedad mental o abuso de sustancias necesitan servicios de tratamiento adaptados para satisfacer sus necesidades específicas. Estos servicios se pueden integrar en la atención principal para facilitar su acceso y reducir el estigma de obtener ayuda de salud mental.

Conclusión

A medida que las tasas de suicidio de los estadounidenses mayores continúan subiendo, es crucial observar de cerca este problema y encontrar oportunidades de intervención. “Las altas tasas de suicidio en la vejez en una sociedad que envejece rápidamente exigen formas más efectivas de identificar a los adultos mayores en riesgo y brindar servicios de prevención e intervención“, concluyó el Dr. Choi[.]