martes, mayo 21, 2024
Noticias

¿Cuándo es el mejor mes en el año para que los adultos mayores se vacunen contra la influenza?

Cuando la temporada de gripe llega a su punto máximo después de mediados de invierno, es posible que se eviten decenas de miles de casos de gripe y cientos de muertes si los adultos mayores esperan hasta octubre para vacunarse contra la gripe, según un análisis de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, que aparece en abril Revista Americana de Medicina Preventiva.

La protección ofrecida por la vacuna contra la gripe disminuye a medida que avanza la temporada, según ha demostrado un estudio anterior, lo que indica que esperar hasta cerca del inicio de la temporada de la gripe, garantiza una mayor inmunidad. Sin embargo, si la temporada de gripe llega temprano o si se retrasa la vacunación, provoca que más de 1 de cada 20 personas que se aplicarían la vacuna contra la gripe no se vacunen, las ganancias se pierden, según el nuevo estudio.

«Existe una controversia en la comunidad de salud pública respecto a si la vacunación contra la influenza debería ocurrir tan pronto como esté disponible la vacuna en agosto, o si es mejor esperar hasta más adelante en el otoño«, dijo el autor principal Kenneth J. Smith, MD, MS, profesor de medicina y ciencia clínica y traslacional en la División de Medicina Interna General de Pitt. «Lo que hemos descubierto es que es un acto de equilibrio, pero si un médico cree que un paciente volverá a recibir la vacuna en el otoño, nuestro análisis muestra que es mejor si recomiendan al paciente que espere«.

Smith y sus coautores ejecutaron modelos de computadora un período de vacunación «comprimido» que comienza en octubre. Posteriormente lo compararon con el status quo, que generalmente comienza en agosto, para personas de 65 años o más. Se enfocaron en los adultos mayores porque la disminución de la efectividad de la vacuna es más una amenaza para las personas mayores cuyos sistemas inmunológicos no suelen ser una defensa tan fuerte contra las infecciones como las personas más jóvenes. Los adultos mayores también tienen tasas más altas de vacunación temprana que los adultos más jóvenes.

Análisis y comparación

Usando datos de las temporadas de influenza 2013-2014 y 2014-2015, los investigadores pronosticaron el número de casos hospitalizaciones y muertes por situaciones de vacunación comprimida; y de statu quo. Si la temporada de gripe alcanzó su punto máximo en diciembre, febrero o abril: temprano, normal o tardío , respectivamente. «Pico» se refiere al período en que se presenta la mayor cantidad de personas enfermas en esa temporada.

En las proyecciones para las temporadas de gripe normales y tardías, la vacunación comprimida salvó hasta 258 vidas y previno hasta 22,062 casos de gripe; esto en comparación con el calendario de vacunación del status quo.

Si la temporada de gripe alcanzó su punto máximo temprano en la temporadas de gripem como ocurre en aproximadamente 1 de cada 4 temporadas; el modelo proyectó que docenas de cientos de adultos mayores morirían porque no se hubieran vacunado a tiempo.

Además, el equipo descubrió que si más del 5,5% de los adultos mayores que aplazan la vacunación, finalmente no reciben la vacuna contra la gripe; la vacunación comprimida será un fracaso y prevendrá menos casos de influenza que la vacuna del status quo.

Resultados

Smith menciona que estos hallazgos, pueden ayudar a los médicos a determinar cuándo ofrecerles a sus pacientes las vacunas contra la gripe. Si los pacientes tienen varias citas cada año y estarán en la oficina en el otoño; o si se encuentran en una comunidad de adultos mayores donde se ofrece la vacuna contra la gripe a través de una clínica programada; entonces es probable que sea recomendable esperar. Pero, si un paciente viene solo para un chequeo anual y es poco probable que busque la vacuna contra la gripe en el otoño; o si ofrecer vacunas durante una ventana de tiempo comprimida supondrá una presión abrumadora en la clínica, y vacunarse cuando sea conveniente, incluso en si es en agosto – es lo mejor.

«En todos los escenarios, simplemente vacunarse es la mejor manera de evitar la gripe«, dijo Smith. «Si la elección es entre recibir la vacuna contra la influenza de manera temprana o no recibirla, definitivamente es mejor hacerlo«.