Lo que debes conocer de un padecimiento visual natural y normal como consecuencia del paso de los años

Es un padecimiento visual natural y normal relacionado al envejecimiento, como lo es la aparición de arrugas y afecta a todo el mundo en algún momento de la vida.

La presbicia o “vista cansada”, se describe como la pérdida de la habilidad del ojo de cambiar el enfoque para ver los objetos que tenemos cerca.

Este tipo de afectación ocular se presenta en el cien por ciento de la población cuando se llega a los 50 años, lo que indica que todos desarrollaremos presbicia al llegar a esa etapa de la vida. La edad en la que aparecen los primeros signos y síntomas de dicho problema visual puede variar entre los individuos.

Al respecto, el optómetra, Miguel Pérez, comentó que “la presbicia se consideraba una alteración visual propia de adultos a partir de los 45 años como consecuencia del paso de los años, ya que con el tiempo nuestros ojos van perdiendo agudeza visual. No obstante, debido al uso constante de teléfonos o dispositivos móviles, se ha adelantado la evolución de este problema presentándose hasta diez años antes de lo común”.

Nos expone que algunos síntomas o señales de la presencia de este padecimiento son:

  1. Dificultad para leer letras pequeñas o ver objetos cercanos
  2. Dolor de cabeza
  3. La necesidad de sostener la lectura a una distancia mayor que el largo del brazo
  4. Fatiga visual

Si se presentan algunos de estos signos se debe visitar al optómetra para realizarse una revisión visual completa”, señaló el especialista en visión.

La presbicia no se puede curar, no obstante, puede tratarse con auxiliares visuales tales como los
lentes de contacto multifocales, que ofrecen a los usuarios altos niveles de satisfacción. Además, permiten la visión en tres dimensiones, dado que el paciente ve simultáneamente con ambos ojos.

Por otro lado, y debido a que, en la actualidad la mayoría de las pantallas comercializadas utilizan
el LED como forma de iluminación por la multitud de ventajas que ofrece, estamos expuestos a
una gran cantidad de luz azul, lo que puede ocasionar presbicia o vista cansada prematura.

Actualmente forzamos mucho más la visión porque desde pequeños realizamos, ya sea por ocio o cuestiones académicas, diversas actividades frente a pantallas de dispositivos electrónicos, lo que puede provocar la aparición precoz de la presbicia. Utilizar alguna protección adicional como el uso de lentes con poderosos antirreflejantes como Blue Light, es una manera eficaz de prevenir la degeneración macular en edades tempranas” afirmó Pérez.

Blue Light es un lente fabricado en policarbonato con alta tecnología antirreflejante. En el cual se incorpora en su estructura química una molécula capaz de desviar las ondas de luz de alta energía, principalmente del color azul. Adicionalmente, brinda múltiples beneficios entre los que se encuentran:

  • Regulación de los ciclos de sueño
  • Disminución de la fatiga y el estrés visual digital
  • Menor incidencia de DMAE (Degeneración Macular Asociada con la Edad).

Se recomienda acudir con el optometrista al menos una vez al año. Esto con el fin de revisar el estado de salud ocular y en su caso seleccionar el tratamiento más adecuado para cada persona. En el caso de ya contar con algún auxiliar visual; actualizar la graduación o el tipo de lente que más se adapte a sus necesidades y estilo de vida.