No existe tal cosa como… “tener demasiados años para ser presidente”

La edad no es un factor relevante para juzgar la aptitud de los candidatos presidenciales para ocupar el cargo más alto de una nación. Esto de acuerdo al primer estudio que estima la longevidad y las probabilidades de supervivencia de los candidatos que buscan la Casa Blanca.

En el estudio “Longevity and Health of U.S. Presidential Candidates for the 2020 Election“, se expone que “la edad es solo un número“. Esto de acuerdo al autor del estudio S. Jay Olshansky, PhD; investigador líder sobre el envejecimiento en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Illinois en Chicago; y miembro de la junta de la American Federation for Aging Research (AFAR, Federación Estadounidense de Investigación sobre el Envejecimiento). “Esta investigación proporciona por primera vez cálculos basados ​​en la ciencia que nos muestran que la edad de un candidato no debe considerarse en absoluto“.

En un nuevo libro publicado por AFAR, Longevity and Health of US Presidential Candidates for the 2020 Election, Olshansky y sus colegas utilizaron datos de estadísticas vitales de Estados Unidos para estimar: años de vida; vida saludable y vida en discapacidad. También se consideran las probabilidades de supervivencia de cuatro y ocho años para ciudadanos estadounidenses con atributos que coinciden con los de los veintisiete candidatos actuales para los próximos dos periodos electorales.

Las estimaciones del estudio basadas en la ciencia, a las que se hace referencia como “intencionalmente conservadoras“; sugieren que casi todos los candidatos cumplen con los criterios para vivir con salud y sin discapacidad. No solo a través de un primer término de su mandato, también a través de un segundo término.

Sin embargo, las estimaciones proporcionadas aquí (favorables o desfavorables) no deben interpretarse como el destino de ninguno de los candidatos“, escribió Olshansky.

Es una cuestión de salud, no de edad

Cuatro de los principales contendientes en ambos partidos tienen más de 70 años, los senadores:

  1. Joe Biden (76)
  2. Bernie Sanders (77)
  3. Elizabeth Warren (70)

En el lado demócrata, y titular republicano Donald Trump (73); quien se convirtió en el presidente electo más viejo de los Estados Unidos a los 70 años en 2016. En general, siete de los veintisiete candidatos que actualmente participan en la carrera tendrían 70 años o más el día de la toma de posesión en enero de 2021. Lo que aumenta las probabilidades de que una persona adulta mayor sea elegida y pueda jurar por el cargo ese día.

Ese hecho ha dado lugar a una considerable discusión y atención de los medios sobre la cuestión del papel que desempeña la edad en la decisión de si un candidato es apto para ser presidente. Casi cuatro de cada diez personas encuestadas por Economist/YouGov de junio de 2019 dijeron que consideraban a cualquier persona de 70 años “demasiado mayor para ser presidente“.

La respuesta científica, según el estudio, “la edad cronológica en sí misma no debe usarse como un único descalificador para postularse o convertirse en presidente“.

La directora ejecutiva de AFAR, Stephanie Lederman, Ed.M, dice que el número de candidatos con 70 años o más es en parte el resultado de “la revolución en el envejecimiento saludable que ha ocurrido durante el siglo pasado. La esperanza de vida ha aumentado en la asombrosa cantidad de 30 años. Más personas vivimos más sanas y por más tiempo que nunca. La investigación biomédica continúa abriendo nuevos caminos para que todos podamos extender el tiempo vivimos; también cuántos de esos años vivimos de manera independiente, con buena salud y contribuyendo de manera significativa para la sociedad”.

El estudio también tomó nota de una sugerencia del Dr. David Scheiner, médico personal del ex presidente Obama, pidiendo a los candidatos presidenciales que hagan públicos sus registros médicos. Olshansky escribió: “El público con derecho a voto y los estudiosos jurídicos deben evaluar si los candidatos o un presidente en funciones deben divulgar o no los registros médicos“.

Lederman menciona que el estudio del Dr. Olshansky nos recuerda que la pregunta, no debería ser “‘¿Cuántos tiene años para ver si es demasiado viejo?“, debe ser, “¿Qué tan saludable es el candidato, independientemente de su edad?“.