Proponen aditamento terapéutico de calzado para que pacientes con accidente cerebrovascular vuelven a aprender a caminar

Los que sufren un accidente cerebrovascular experimentan debilidad muscular o parálisis parcial en un lado del cuerpo. Esto afecta enormemente la forma en que caminan, lo que se define como marcha. La asimetría de la marcha se asocia con un equilibrio deficiente, una causa importante de problemas degenerativos que hacen que las personas sean más susceptibles a caídas y lesiones.

EL calzado terapéutico diseñado para mejorar la recuperación del accidente cerebrovascular está teniendo éxito y se espera que llegue al mercado a finales de año. Ya se han completado ensayos clínicos en el dispositivo iStride para la patente y licencia de Estados Unidos. Anteriormente denominado como calzado móvil de mejora de la marcha (GEMS, Gait Enhancing Mobile Shoe), los resultados fueron publicados en el Journal of NeuroEngineering and Rehabilitation.

El dispositivo iStride es atado sobre el zapato de la pierna buena y genera un movimiento hacia atrás; exagerando el paso existente, lo que dificulta caminar mientras usa el zapato. El movimiento incómodo fortalece la pierna afectada por el accidente cerebrovascular. Esto que permite que la marcha se vuelva más simétrica una vez que se quita el zapato. El pie deteriorado usa un zapato a juego que permanece estacionario.

El movimiento hacia atrás del zapato se genera pasivamente al redirigir la fuerza hacia abajo del usuario durante la fase de postura. Dado que el movimiento es generado por la fuerza del usuario, la persona tiene el control, lo que permite una adaptación más fácil al movimiento“, dijo el desarrollador Kyle Reed. Doctorado, profesor asociado de ingeniería mecánica en la Universidad del Sur de Florida. “A diferencia de muchos de los dispositivos de rehabilitación de la marcha existentes, este dispositivo es: pasivo; portátil; se usa con el calzado;  y no requiere energía externa“.

Probando iStride

El ensayo incluyó a seis personas entre 57 y 74 años que sufrieron un derrame cerebral al menos un año antes del estudio. Todos tenían asimetría lo suficientemente grande como para afectar su capacidad para caminar. Cada uno recibió doce sesiones de entrenamiento de marcha de treinta minutos durante cuatro semanas. Con la orientación de un fisioterapeuta, la simetría de la marcha de los pacientes y la marcha funcional se midieron utilizando el sistema ProtoKinetics Zeno Walkway.

Todos los participantes mejoraron la simetría y la velocidad de su marcha. Eso incluye cuánto tiempo toma pararse al estar sentado y caminar; así como también cuánto tiempo toma caminar a un lugar específico; y la distancia recorrida en seis minutos.

  • Cuatro mejoraron el porcentaje de tiempo pasado en un ciclo de marcha con ambos pies plantados simultáneamente en el suelo, conocido como soporte de doble extremidad.
  • En cuanto a los otros dos que no mejoraron, uno comenzó el estudio con discapacidad severa, mientras que el otro fue altamente funcional.
  • También es importante tener en cuenta que tres participantes se unieron al estudio limitados a caminar en sus hogares.
  • Después del análisis, dos de ellos pudieron caminar con éxito en lugares públicos.

Reed comparó su método con un estudio previo realizado sobre el entrenamiento en cinta rodante de banda dividida (SBT), que los fisioterapeutas suelen usar para ayudar a los pacientes con accidente cerebrovascular a mejorar su marcha. El equipo permite que las piernas se muevan a diferentes velocidades, lo que obliga al paciente a compensar para permanecer en la caminadora. Si bien el SBT mejora ciertos aspectos de la marcha, a diferencia del iStride, no fortalece el soporte de doble extremidad.

Conclusiones

Esa investigación concluyó que solo alrededor del sesenta por ciento de los pacientes entrenados en el SBT corrigieron su marcha al caminar en un entorno normal. Caminar depende del contexto donde las señales visuales impactan la velocidad con la que uno intenta moverse y en qué dirección. El iStride permite a los pacientes ajustarse en consecuencia. El movimiento en una caminadora es predecible y proporciona a los individuos una escena estática.

Dado que los pacientes a menudo se sienten decepcionados con su progreso después de ser dados de alta de la rehabilitación; la portabilidad del iStride permite a los pacientes volver a aprender a caminar en un entorno típico con mayor frecuencia y durante más tiempo. Reed ahora está trabajando en un ensayo clínico en el hogar con 21 participantes y espera publicar resultados dentro del próximo año. Recientemente recibió una beca Fulbright para realizar investigaciones en la Universidad Politécnica de Hong Kong. Trabaja en los departamentos de ciencias de la rehabilitación e ingeniería biomédica durante el año académico 2019-2020.