Día Internacional de la Madre Tierra. Es hora de ponernos de su lado

Ahora más que nunca la Madre Tierra nos solicita que actuemos. En el Día Internacional de la Madre Tierra, el COVID-19 nos muestra que hay una relación muy amplia entre la salud de los seres humanos con los ecosistemas que cohabitamos.

Cada 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra, proclamada por las Naciones Unidas en 2009, aunque se celebra desde 1970.

Con esta celebración se busca crear consciencia en la humanidad de la urgencia de parar el cambio climático en la tierra. El hombre sigue generando día con día cambios en la naturaleza con la deforestación, el cambio de uso del suelo, la producción agrícola y ganadera intensiva y el comercio ilegal de la vida silvestre, con el cual se incrementa la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos.

Las investigaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) indican que surge una nueva enfermedad en los humanos cada 4 meses y de esas el 75% provienen de animales. Lo cual demuestra la urgencia de modificar la forma de relacionarnos con el reino animal y ambiental.

Un respiro a la naturaleza con la pandemia.

Por ahora la pandemia del COVID-19 le está otorgando un respiro a la naturaleza, a la madre tierra. Es quizás el único punto favorable del coronavirus. Ha bajado considerablemente la contaminación atmosférica y marítima. De hecho, cada día se hacen virales las fotos y videos en las redes sociales de la recuperación de espacios por parte de animales salvajes por el confinamiento obligado de los humanos: leones descansando sobre una autopista, cocodrilos tomando sol en una playa, un jaguar caminando por el estacionamiento de un hotel, tortugas desovando en playas turísticas, avistamiento de una especie de pájaros que se creían extintos, etc.

Lo triste para la madre tierra es que esta circunstancia favorable es momentanea. En cuanto se levanten las restricciones y se reestablezcan las funciones de los humanos, los amimales salvajes tendrán que regresar a sus reducidas guaridas.

La celebración del Día Internacional de la Madre Tierra es un recordatorio de la urgencia de virar hacia una economía que sea funcional tanto para las sociedades, como para la naturaleza. Encontrar el equilibrio sostenible entre el bienestar de los humanos, los ecosistemas y el ambiente.

Solo así podremos detener los catástrofes que cada año se presentan más intensos en la tierra por el cambio climático: inhundaciones, granizadas, temperaturas extremas en invierno y verano.

Es urgente realizar cambios, pues se estima que cerca de un millón de especies animales y vegetales están actualmente en peligro de extinción.

Ahora la humanidad está centrada en evitar el contagio y propagación del COVID-19, pero en cuanto se supere la pandemia, es indispensable retomar los temas de recuperar y restablecer los ecosistemas y el ambiente.

Enlaces:

https://www.un.org/es/observances/earth-day

https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-internacional-madre-tierra