¿Cómo es una ciudad amigable con las personas mayores?

Las ciudades donde vivimos, sus calles, edificios y servicios tienen mucho que ver con nuestra salud. La contaminación del aire que respiramos, el exceso de ruido ambiental, la contaminación lumínica, la falta de zonas verdes cercanas a la vivienda y muchos otros factores nos afectan física y psicológicamente –señaló Rocío Nolasco Ochoa, psicóloga del Departamento de Enseñanza del Inapam.

En el documento denominado Ciudades Globales Amigables con las Personas Mayores: Una Guía, publicado en 2007, se establece que esas urbes deben tener:

  • espacios al aire libre y edificios accesibles;
  • vivienda que facilite la autonomía e independencia de los adultos mayores;
  • servicio de transporte seguro, respetuoso y accesible;
  • capacitación y opciones de empleo;
  • oferta de servicios de salud, planificación y cuidado para emergencias;
  • y estrategias de comunicación que consideren a este sector de la población.

Las ciudades amigables con las personas mayores son un proyecto internacional de la Organización Mundial de la Salud, OMS, propuesto en 2005, en el XVII Congreso Mundial de Gerontología en Río de Janeiro, Brasil, en un marco de respeto e inclusión social.

En la elaboración del documento participaron grupos focales de 33 ciudades de todas las regiones de la OMS. Estos grupos describieron las ventajas y barreras que experimentan en 8 áreas de la vida urbana. Esta información se complementó con proveedores de servicio y cuidadores en los sectores público, voluntario y privado y, a partir de los resultados, se hicieron listas de control que ayudaron a desarrollar el documento.

El Imserso es un organismo afiliado a la OMS, que coordina la Red de Ciudades y Comunidades amigables con las Personas Mayores. En la actualidad tiene 705 ciudades afiliadas en el mundo. España es el país con más ciudades adheridas al proyecto, 156, en tanto que México tiene sólo una, que es Guadalajara.