LOS 5 MOMENTOS PARA LA HIGIENE DE LAS MANOS

Los profesionales de la salud, están expuestos a adquirir algún tipo de infección por diferentes vías, entre ellas a través de las manos (al saludar, al explorar al paciente, al utilizar su material de trabajo, etc), pero incluso también pone en riesgo la integridad del paciente.

Los pacientes con defensas bajas, con heridas expuestas o  con enfermedades de transmisión son mucho más susceptibles a adquirir una infección o a complicar la existente, pero también a trasmitir algún tipo de germen, estas medidas de prevención y autocuidado no deben pasar desapercibidas en ningún momento de la atención y/o rehabilitación.

Dichas medidas, deberán llevarse a cabo en cualquiera de los niveles de atención, como en el domicilio, de ahí la importancia de también fomentar estas medidas en la familia y/o cuidador primario del paciente.

“En todo el mundo, actualmente, miles de personas mueren por día a causa de infecciones contraídas mientras reciben atención sanitaria. La higiene de manos, tanto para cualquier profesional de la salud como para cualquiera de todos nosotros, demanda 30 segundos si hablamos de alcohol en gel y unos 60 segundos si se trata de agua y jabón. Un hecho tan simple como este, aplicado en forma constante y disciplinada, salva vidas”

Este protocolo de acción emitido por la OMS, se refiere a los 5 momentos en que el profesional de la salud o cuidador, deberá realizarse una higiene de manos adecuada, con el fin de evitar la transmisión de algún tipo de germen; ya sea del profesional al paciente o viceversa.

 

Estos cinco momentos consisten en:
  1. Antes de tocar al paciente.

¿Cuándo? Lávese las manos antes de tocar al paciente cuando se acerque a él.

¿Por qué? Para proteger al paciente de los gérmenes dañinos que tiene usted en la manos.

  1. Antes de realizar una tarea limpia/aséptica.

¿Cuándo? Lávese las manos inmediatamente antes de realizar una tarea limpia / aséptica.

¿Por qué? Para proteger al paciente de los gérmenes dañinos  que podrían entrar en su cuerpo. Incluidos los gérmenes del propio paciente.

 

  1. Después del riesgo de exposición a líquidos corporales.

¿Cuándo? Lavarse las manos inmediatamente después de un riesgo de exposición a líquidos corporales (y tras quitarse los guantes).

¿Por qué? Para protegerse y proteger  el entorno de atención  de salud de los gérmenes dañinos del paciente.

 

  1. Después de tocar al paciente.

¿Cuándo? Lávese las manos después de tovcar a un paciente  y la zona que lo rodea, cuando deje la cabecera del paciente.

¿Por qué? Para protegerse y proteger  el entorno de atención  de salud de los gérmenes dañinos del paciente.

 

  1. Después del contacto con el entorno del paciente.

¿Cuándo? Lávese las manos después de tocar cualquier objeto o mueble  del entorno inmediato del paciente, cuando lo deje (incluso cuando no haya tocado al paciente)

¿Por qué? Para protegerse y proteger  el entorno de atención  de salud de los gérmenes dañinos del paciente.

 

A continuación, anexamos la infografía emitida por la OMS.

 

 

 

Por: Jazmin Camacho Hernández

Licenciada en Gerontología.

 

Fuente:

Organización Mundial de la Salud (s.f.) Sus 5 momentos para la higiene de manos. Save lives: Clean Your Hands. Recuperado de https://www.who.int/gpsc/information_centre/gpsc_5_momentos_poster_es.pdf?ua=1