ÉPOCAS NAVIDEÑAS Y LOS SENTIMIENTOS A FLOR DE PIEL

“Estos días son a menudo un momento en que las personas se reúnen con familiares y amigos, por lo que si ha perdido a alguien al que amabas o simplemente te importaba quizá sea un terrible recordatorio de su ausencia. Si bien todos reaccionan de manera diferente, a muchas personas les resulta difícil esta nueva situación. Parece ser que las primeras fechas significativas son las más difíciles”.

De ahí que en esta temporada, las emociones y sentimientos están a flor de piel; en algunos casos no suelen ser tan placenteras, ni mucho menos provocan felicidad, sino todo lo contrario. Fechas en las que se evocan recuerdos, personas, momentos, que llegaron a afectar al individuo en el pasado (incluso no muy lejano).

 

En el caso de las personas mayores, pueden observarse comportamientos y sentimientos negativos; tristeza, aislamiento, falta de interés para realizar alguna actividad, llanto, enojo, sensación de algún dolor físico sin causa alguna, entre otras características. Pero sin duda, muchas de éstas, son vinculadas a posibles pérdidas; como la del cónyuge, hijo(s), u otros seres queridos, reciente diagnóstico de alguna enfermedad, preocupación por el futuro, problemas familiares, situación económica, etcétera.

Y aunque evitar este tipo de comportamientos y sentimientos, pinte ser una tarea nada sencilla y requiera de tiempo, empatía, reflexión, y sobre todo apoyo social / familiar, a continuación, mencionamos brevemente algunas recomendaciones que se pueden poner en práctica y poder ayudar con pequeñas acciones a quienes lo pueden necesitar.

  • Si tienes un familiar lejano o cercano, o no hay posibilidades de una reunión, llámalo a menudo, “Esta llamada muchas veces se puede convertir en la única interacción que tiene ésta persona”.
  • Visita. Si tienes un vecino/na mayor visítalo a menudo, hazle saber que puede contar contigo si lo necesita, hazle compañía de vez en cuando.
  • Detrás de cada persona mayor, hay una historia increíble que contar, si tienes la oportunidad de escuchar a alguna persona mayor, sin duda hazlo, este tipo de acciones valen más que algún otro obsequio.
  • Menos regalos materialistas. Sin duda alguna, para la mayoría de las personas adultas mayores, importa más ser escuchados, visitas, abrazos, apapachos, reuniones familiares, que cualquier obsequio tangible.
  • Incluye; en actividades recreativas o sociales, en la cena, en la comida, no importa el momento o la ocasión, incluye a las personas que creas estén pasando por un momento difícil, y creas conveniente invitarlo (a)