jueves, febrero 22, 2024
Aprendizaje y Vida Social

Vejez minimalista

El minimalismo es el arte de soltar.

 – Anónimo

 

En un mundo tan caótico y ajetreado, comúnmente lo que uno desea hacer es escapar, soltar o incluso a aprender a disfrutar la vida con menos.

 

El minimalismo según la Real Academia Española, se refiere a “Tendencia estética e intelectual que busca la expresión de lo esencial eliminando lo superfluo.” En otras palabras: en reducir a lo esencial y despojarnos de elementos sobrantes.

 

Y eso, implica no solo de formar nuevos hábitos de nuestra vida, sino también de resiliencia, lo más interesante es saber que esta vida minimalista la puedes iniciar a cualquier edad. Se trata de algo más que de deshacerse de algunos bienes; el punto es eliminarlos en forma permanente.

«El minimalismo no son cuartos blancos casi vacíos y con escasos muebles», señala Chris Wray, «Se trata de eliminar todas las cosas que nos distraen de aquello que es importante en nuestras vidas».

 

Sé que es difícil desecharnos de objetos, ya sea por su valor económico o sentimental, o porqué creemos que en algún momento lo ocuparemos (aunque jamás suceda), o simplemente por el hecho de que nadie más lo apreciará tanto como nosotros. Sea cual sea la idea, estoy segura que en ocasiones nos volvemos un tanto “acumuladores” y no es hasta que le echamos un ojo a lo que nos rodea cuando realmente nos damos cuenta que podríamos vivir con menos.

¿Qué ventajas trae consigo una vida minimalista?

  • Reduces el impacto en el medio ambiente.
  • Ahorras más, lo que consigue que puedas vivir una vejez más tranquila.
  • Evitas llenarte la agenda con compromisos, lo que te da más tiempo para ti.
  • Consigues liberarte de las compras por impulso.
  • Evitas la acumulación sin sentido.
  • Te enfocas a lo realmente importante en tu vida.
  • Aprendes a ser más resiliente.

 

¿Cómo puedo iniciar una vida minimalista?

Aunque no es una tarea sencilla lograrlo, puedes iniciar con poco.

  • En tu habitación: deshecha todos aquellos productos de cuidado personal caducados, que ya no ocupas, que ya vencieron, o incluso que sabes le hace daño a tu salud.
  • Tu closet: Elige aquellas prendas que realmente ocupas del diario, el resto puedes donar, vender o incluso hacer trueque.
  • Tu agenda: olvídate de tareas predeterminadas, y enfócate en aquellas que realmente le darán un sentido a tu día a día. Ten una prioridad diaria.
  • La cocina; anímate a desechar todos aquellos productos comestibles caducados, o que estás seguro jamás en tu vida los vas a ingerir, o bien puedes llevar a reciclar todas aquellas ollas, productos de almacenamiento, frascos que ya no ocupas y darles una segunda vida.

Estamos seguros que acciones como las anteriores lograrán no solo ponerle orden y una mejor limpieza a tu habitación, cocina, sala, tu closet o a toda tu casa, sino también te sentirás más libre mentalmente.