martes, junio 18, 2024
Aprendizaje y Vida Social

Afronta tus miedos a la vejez

¿Cuántos de nosotros hemos sentido miedo cuando pensamos en nuestra vejez?

Seguramente más de uno, y no es para menos; la realidad es que gran parte de la culpa de ese miedo es lamentablemente por todos aquellos estereotipos y viejísimos que están presentes en nuestro día a día.

Afortunadamente, las personas adultas mayores de ahora ya no son como las han pintado por mucho tiempo, y mucho tiene que ver en sus cambios de hábitos, en que se enfocan en disfrutar de su día a día,  que no se dejan llevar por el qué dirán, aprovechan sus fortalezas  e incluso porque ven el lado positivo de la vejez. 

Bien dicen que en la vejez llega la factura de todo lo que hicimos o no hicimos desde que éramos pequeños, luego entonces nunca es tarde para atrevernos a llevar nuevos hábitos y cuidar de nuestra salud física y mental. 

¡Fuera miedos!

Es momento de disfrutar de tu vejez como cualquier otra etapa, para ello sigue las siguientes recomendaciones: 

 

Entiende el ciclo vital

El ciclo vital se compone de cuatro etapas: infancia, juventud, adultez y vejez.

Todas ellas con sus ventajas y desventajas, por lo tanto hay que aprender a disfrutar de cada una de esas fases de la vida; ninguna es mejor o peor. 

 

El tiempo

Ese enemigo que crees que te falta es también el que ayuda a las personas a aprender a envejecer. Hay que ser paciente porque el cambio de mentalidad suele ser gradual, no aceptamos que nos hemos hecho mayores de la noche a la mañana, requiere tiempo y paciencia. 

 
Cuestión de actitud

Para poner en práctica este consejo se recomienda hacer cosas que de verdad nos gusten y apasionen. Así como entender el envejecimiento como un privilegio y no confundirlo como falta de ilusión. Una persona mayor puede tener la misma ilusión que cuando era joven y el rostro no tiene porqué acompañar al espíritu. 

 

Llevar una vida saludable

Un estilo de vida acorde con la edad, acompañado de una buena alimentación y otros hábitos saludables, como salir a andar. afectarán positivamente el estado de ánimo y te harán sentir mejor. 

El ejercicio físico evitará la anquilosis física (falta de movilidad en las articulaciones) y mental.

 

Vive el presente

No conviene pensar constantemente en el futuro y generar expectativas que puedan producir ansiedad y/o depresión. 

 

El acompañamiento

Rodéate de tus seres queridos o de otras personas en la misma fase del ciclo de vida que tú. También es importante recibir los cuidados necesarios cuando somos mayores.