Hombres que reciben atención domiciliaria del cónyuge ¿tienen más probabilidades de sentirse más agobiados que las mujeres?

Un cónyuge que requiera cuidados para una enfermedad crónica o una discapacidad puede crear un ambiente estresante para las parejas casadas.

Sin embargo, la diferencia más marcada es para los esposos que reciben cuidados. Esto en comparación con las esposas u hombres en relaciones que no son cuidadores, que son vulnerables a intercambios negativos con sus cónyuges; como criticarlos o decepcionarlos. Lo que es debido a sentimientos de culpabilidad y depresión, de acuerdo al nuevo estudio.

Investigadores de la Universidad de Michigan y la Universidad de Daegu en Corea del Sur analizaron cómo los intercambios conyugales negativos pueden tener un gran impacto en las parejas que brindan cuidados y su salud mental.

Estudios como este, publicados en la edición actual de la revista Journal of Social Personal Relationships, son importantes para arrojar luz sobre la equidad entre las parejas mayores al hacer frente a los cambios en los roles y responsabilidades, dijo Berit Ingersoll-Dayton, profesora emérita de trabajo social de la UM.

Por lo tanto, si una persona recibe más de lo dado, es probable que el individuo sienta culpa y vergüenza. Cuando sucede lo contrario, es decir se da más de lo que se recibe, la ira y el resentimiento de los cuidadores son una posible consecuencia, dijo.

Ingersoll-Dayton y su colega Minyoung Kwak de la Universidad de Daegu utilizaron datos que compararon 3 grupos de parejas:

  1. Que no proporcionaron ni recibieron atención
  2. En las que los esposos recibieron atención de sus esposas
  3. En las que las esposas recibieron atención de sus esposos

Probaron las diferencias de género en más de tres mil quinientas parejas en las que al menos un cónyuge era mayor de cincuenta y un años.

Resultados

En comparación con los esposos que no recibieron atención o aquellos que brindaron atención a sus esposas; los esposos que recibieron atención mostraron más síntomas depresivos. Esto puede deberse a que las reacciones negativas de los cónyuges hacen que los esposos sientan que son una carga.

Para los esposos cuidadores, su trabajo no moderó la asociación entre los intercambios negativos con los cónyuges y los síntomas depresivos.

Debido a que el cuidado conyugal no es un papel tradicional para los esposos; los esposos a menudo reciben afirmación al hacer el trabajo, así como elogios de otros“, dijo Kwak, autor principal del estudio.

Entre las esposas, no hubo diferencias significativas en el efecto de los intercambios negativos con los esposos sobre los síntomas depresivos de las esposas en todo el estado de la atención. El estudio demostró que los intercambios negativos con los esposos son similares para las esposas, independientemente de si están o no en una relación de cuidado.

Conclusión

Debido a los patrones de largo plazo de las esposas de brindar atención en la familia durante los matrimonios; la atención conyugal puede no generar diferencias significativas en la exacerbación de las relaciones inequitativas entre las esposas“, dijo Kwak.

Es decir, las esposas que brindan cuidados son menos susceptibles a los efectos adversos de los intercambios sociales negativos con los esposos. Esto al compararlo con las esposas que no tienen cuidado o que reciben cuidado porque ya han experimentado y practicado deberes de cuidado en su matrimonio.