Vivir por cuatro o más años en la edad adulta por debajo del umbral de pobreza relativa ¿acelera el proceso de envejecimiento?

La genética, el estilo de vida y el medio ambiente son factores que influyen de alguna manera en cuándo y cómo envejecemos. Pero economía también es importante. Los investigadores del Centro para el Envejecimiento Saludable y el Departamento de Salud Pública de la Universidad de Copenhagen han descubierto que pasar por cuatro o más años con un ingreso por debajo del umbral de pobreza relativa durante la vida adulta tienen un impacto significativo en cuanto a cuándo del cuerpo ya que comienza a mostrar signos de envejecimiento.

Así lo informan en en el artículo “Economic hardship over twenty-two consecutive years of adult life and markers of early ageing: physical capability, cognitive function and inflammation” (Dificultades económicas durante veintidós años consecutivos de vida adulta y marcadores de envejecimiento temprano: capacidad física, función cognitiva e inflamación) publicada en la revista el European Journal of Ageing.

Para aprender más sobre el contexto, los investigadores estudiaron la información de cinco mil quinientas personas de edad mediana, usando varios marcadores de envejecimiento:

  • capacidad física
  • función cognitiva
  • nivel inflamatorio

Posteriormente, los resultados se compararon con los ingresos de los participantes durante los veintidós años previos a la prueba. Un ingreso anual del 60% por debajo del ingreso medio se considera pobreza relativa.

De esta forma, los investigadores encontraron que existe una correlación significativa entre los desafíos financieros y el envejecimiento prematuro. Y esto es importante para poder instigar medidas preventivas, dice el coautor y profesor del Centro para el Envejecimiento Saludable y el Departamento de Salud Pública, Rikke Lund.

El envejecimiento temprano también significa la necesidad de más tratamiento a una edad más temprana; y es una carga tanto para el individuo como para la sociedad. Con nuestros resultados, mostramos que las finanzas deficientes son un fuerte indicador del envejecimiento temprano. Este conocimiento se puede utilizar para prevenir los problemas. Muchas personas no necesariamente experimentan una reducción de su capacidad física hasta que envejecen y, por lo tanto, no son conscientes de que sus cuerpos han comenzado a envejecer prematuramente. Esto significa que no habrá enfoque en medidas preventivas hasta que es demasiado tarde“, dice ella.

La pobreza afecta la fuerza de agarre y la memoria

Los participantes pasaron por pruebas físicas y cognitivas, cada una de las cuales es una expresión de fuerza y ​​función general. Entre otras cosas, los investigadores midieron:

  • La fuerza de agarre de los participantes
  • Cuántas veces podían levantarse y sentarse en una silla en treinta segundos
  • Qué tan alto podían saltar

Las pruebas cognitivas fueron por ejemplo tareas de memorizar secuencias

Existe una diferencia significativa entre los resultados de la prueba. Las personas que han estado por debajo del umbral de pobreza relativa durante cuatro años o más en su vida adulta tienen un rendimiento significativamente peor que aquellas que nunca han estado por debajo del umbral“, dice Rikke Lund.

Los resultados muestran, entre otras cosas, que el grupo con problemas financieros, en relación con el grupo de comparación, puede levantarse y sentarse dos veces menos cada treinta segundos, y que su fuerza de agarre se reduce en uno punto dos kilos.

Además, los investigadores han medido el nivel inflamatorio de los participantes. Es decir, un estado inflamatorio que proviene del interior y se mide en la sangre. Un alto nivel inflamatorio es una señal de que el cuerpo está en estado de alerta y también puede usarse como marcador de enfermedad y envejecimiento. El estudio muestra que las personas con dificultades financieras también tenían niveles inflamatorios más altos.

Los resultados trazan una imagen en los grupos que experimentan serios desafíos financieros varias veces en su vida adulta; envejecen antes que otros. Desde una perspectiva más amplia, los resultados pueden inspirar una reconsideración de las tasas reducidas de beneficios públicos adoptados políticamente“, dice Rikke Lund.