Pedro Vargas, salió de una familia humilde y conquistó Latinoamérica con su formidable voz

Pedro Vargas Mata nació en San Miguel de Allende, Guanajuato, el 29 de abril de 1906 y al igual que varios de los artistas famosos de principios del siglo pasado, los orígenes de Vargas fueron sumamente humildes. Fue el segundo hijo de doce hermanos.

Sus padres, José Cruz Vargas y Rita Mata, una pareja de campesinos que no sabían leer ni escribir.

Su madre tejió el futuro de Pedro al enviarlo a la iglesia para que fuera monaguillo a los siete años. En esa iglesia formó parte del coro y el maestro pronto se dió cuenta del enorme potencial de su voz. Le dio sus primeras lecciones de canto y le enseñó a tocar el órgano.

Llegó a la Ciudad de México a los 14 años y empezó a trabajar en varios coros de iglesias y dando serenatas. Asistió al Colegio Francés de La Salle, donde le ofrecieron una beca después de escucharlo cantar. En esta escuela tomó clases de piano y solfeo. Permaneció ahí hasta el bachillerato.

Posteriormente conoció al tenor y compositor Mario Talavera, quien lo recomendó con el profesor José Pierson, quien le dio alojamiento y lecciones de técnica vocal. También le otorgó la oportunidad de cantar la ópera “Cavalleria Rusticana”, en el Teatro Esperanza Iris el 22 de enero de 1929. En esa época conoció a Jorge Negrete, Alfonso Ortiz Tirado y Juan Arvizu.

Al no tener buenas posibilidades en la ópera, decidió dedicarse a la canción popular mexicana.

En Buenos Aires, Argentina, tuvo la oportunidad de grabar dos temas de su autoría: “Porteñita mía” y “Me fui”.

El cantante y actor también fue conocido por los nombres de: “El Tenor de las Américas”, “El Samurai de la canción”, “El Rey” y “Ruiseñor de las Américas”.

Agustín Lara le solicitó a Pedro Vargas que interpretara sus canciones después de  escucharlo varias veces. Formó un exitoso trío junto con Lara y María Antonia Peregrino, mejor conocida como “Toña La Negra”, con quienes recorrió diversos países de Latinoamérica, principalmente Argentina, Colombia y Venezuela.

Grabó varios temas populares de su amigo y compadre Agustín Lara, como “Granada”, “Solamente una vez”, “Santa” y “Noche de Ronda”. También participó en más de 30 películas y compuso varias canciones que ahora forman parte de la historia musical mexicana: “Sentimientos”, “No me amenaces”, “Abrázame” y “Ahora”.

Pedro Vargas hizo celebres las frases: “muy agradecido, muy agradecido, muy agradecido” y “oiga usted” con los programas de televisión que condujo: Revista Nescafé, El estudio de Pedro Vargas y Estudio Raleigh.

Pedro Vargas falleció mientras dormía, a los 83 años y medio, el 30 de octubre de 1989 en la Ciudad de México.

“Uno no debe pensar en el dinero; si le pagan bien, qué bueno, pero si pagan regular también, porque lo importante es cantar y que el público lo aplauda a uno. El pago más importante es el aplauso espontáneo del público”, contestó Pedro Vargas en una de las últimas entrevistas que concedió.

Enlaces:

https://www.jornada.com.mx/2007/04/09/index.php?section=cultura&article=a12a1cul

https://www.jornada.com.mx/2007/04/08/index.php?section=opinion&article=a04a1cul

https://www.ecured.cu/Pedro_Vargas

https://www.last.fm/es/music/Pedro+Vargas/+wiki