Marihuana medicinal ¿puede ayudar a los adultos mayores?

Un estudio preliminar presentado en la 71ª Reunión Anual de la Academia Americana de Neurología en Filadelfia propone que marihuana medicinal puede ser segura y efectiva para brindar alivio en las adultos mayores con síntomas de enfermedades crónicas.

La marihuana medicinal puede brindar alivio a las adultos mayores que tienen síntomas como dolor, trastornos del sueño o ansiedad debido a enfermedades crónicas, como esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad de Parkinson, neuropatía, daño de la médula espinal y esclerosis múltiple, según un estudio preliminar publicado el 28 de febrero de 2018. en la 71ª Reunión Anual de la Academia Americana de Neurología en Filadelfia, que se realizó del del 4 al 10 de mayo de 2019.

Marihuana medicinal puede ser segura y efectiva

El estudio también encontró que la marihuana medicinal puede ser segura y efectiva; y un que un tercio de los participantes redujo su uso de opioides. Sin embargo, el estudio fue retrospectivo y se basó en los participantes que informaron si experimentaron alivio de los síntomas. Por lo que es posible que el efecto placebo haya desempeñado un papel. Se necesitan estudios aleatorios adicionales controlados con placebo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, aproximadamente el ochenta por ciento de los adultos mayores tienen al menos una condición de salud crónica.

Con la legalización en muchos estados, la marihuana medicinal se ha convertido en una opción de tratamiento popular entre las personas con enfermedades crónicas y trastornos. Sin embargo, hay una investigación limitada, especialmente en las personas mayores“, dijo el autor del estudio Laszlo Mechtler, MD, del Instituto de Neurología Dent en Buffalo. NY, y miembro de la Academia Americana de Neurología. “Nuestros hallazgos son prometedores; y pueden ayudar a impulsar una mayor investigación sobre la marihuana medicinal como una opción adicional para este grupo de personas que a menudo padecen enfermedades crónicas“.

El estudio involucró a 204 personas con una edad promedio de 81 años que se inscribieron en el Programa de Marihuana medicinal del estado de Nueva York. Los participantes tomaron varias proporciones de tetrahidrocannabinol (THC) a cannabidiol (CDB). Estas son las principales sustancias químicas activas en la marihuana medicinal. Se sometieron a chequeos regulares durante un promedio de cuatro meses. La marihuana medicinal se tomó por vía oral como tintura de extracto líquido, cápsula o en un vaporizador electrónico.

Resultados

Inicialmente, el treinta y cuatro por ciento de los participantes tenía efectos secundarios de la marihuana medicinal. Después de un ajuste en la dosis, sólo el veintiun ciento reportó efectos secundarios.

Los efectos secundarios más comunes fueron:

  • somnolencia en el trece por ciento de los pacientes.
  • problemas de equilibrio en el siete por ciento.
  • trastornos gastrointestinales en el siete por ciento.

El tres por ciento de los participantes dejó de tomar la marihuana medicinal debido a los efectos secundarios. Los investigadores dijeron que una proporción de uno a uno de THC a CBD era la proporción más común entre las personas que no informaron efectos secundarios.

Los investigadores encontraron que el sesenta y nueve por ciento de los participantes experimentaron algún alivio de los síntomas. De ellos, las afecciones más comunes que mejoraron fueron el dolor:

  • Cuarenta y nueve por ciento experimentó alivio
  • En los síntomas del sueño dieciocho por ciento experimentó alivio
  • La neuropatía mejoró en quince por ciento
  • La ansiedad mejoró en diez por ciento.

Los analgésicos opioides se redujeron en el 32 por ciento de los participantes.

Conclusiones

Nuestros hallazgos muestran que la marihuana medicinal es bien tolerada en personas mayores de 75 años; puede mejorar los síntomas como el dolor crónico y la ansiedad“, dijo Mechtler. “futuras investigaciones deberían centrarse en los síntomas como la somnolencia y los problemas de equilibrio, así como la eficacia y la dosificación óptima“.

El estudio fue financiado por la Fundación Dent Family.