Estudio informa de potencial via para combatir degeneración muscular en adultos mayores

Un estudio informa respecto a un potencial objetivo terapéutico para combatir la degeneración muscular en los adultos mayores.

Una disminución relacionada con la edad en la recuperación de una lesión muscular puede atribuirse a una proteína que suprime la capacidad especial de las células madre musculares para desarrollar nuevos músculos. Esto de acuerdo al trabajo «Muscle stem cell renewal suppressed by GAS1 can be reversed by GDNF in mice«, (La renovación de células madre musculares suprimidas por GAS1 puede revertirse mediante GDNF en ratones) publicado en la Nature Metabolism. En el trabajo participan colaboradores actuales y anteriores del Carnegie Institute for Science y fueron dirigidos por Chen-Ming Fan.

Los músculos esqueléticos tienen una capacidad tremenda para producir nuevos músculos a partir de células madre musculares especiales. Estas células «en blanco» son buenas para hacer músculos y también para generar más de sí mismas, en un proceso es llamado autorrenovación. Pero sus increíbles habilidades disminuyen con la edad, lo que resulta en una peor regeneración a partir del trauma muscular.

GAS1

El equipo de investigación, encontró que una proteína denominada como GAS1 es la culpable del declive relacionado con la edad.

«Codificada por el gen específico de detención del crecimiento, la proteína GAS1 hace honor a su nombre, acelerando la disminución funcional de las células madre musculares«, explicó el autor principal, Li.

Descubrieron que la proteína se encuentra en un pequeño número de células madre musculares jóvenes; pero está presente en todas las células madre musculares envejecidas. Jugar con células madre musculares para expresar GAS1 en toda la población de células madre jóvenes resultó en una regeneración disminuida. Por el contrario, la eliminación de GAS1 de las células madre musculares envejecidas las rejuveneció a un estado juvenil que apoyó una robusta regeneración.

También descubrieron que GAS1 inhibe otra proteína, un receptor de la superficie celular llamado RET, que demostraron que era necesario para la renovación de las células madre musculares. Mientras más proteína GAS1 esté presente, más se reducirá la función de RET.

Resultados

La inhibición de RET por GAS1 podría ser revertida por una tercera proteína llamada GDNF, que se une y activa RET. De hecho, cuando los investigadores inyectaron GDNF directamente en los músculos de ratones viejos; se restablecieron la función de las células madre y la regeneración muscular.

«Con una población que envejece rápidamente, problemas como el deterioro muscular son un desafío social cada vez mayor«, dijo Fan. «Nuestro trabajo podría revelar una ruta potencial que permita enfocar una terapia para combatir la degeneración muscular en los adultos mayores«.