Debemos ser proactivos para reducir vulnerabilidad de adultos mayores a climas cálidos

Una nueva investigación muestra que tener lugares donde las personas mayores puedan mantenerse frescos desempeña un papel clave para reducir su vulnerabilidad al calor extremo. Pero las personas mayores pueden tener dificultades para acceder o tener una capacidad limitada para viajar a ellos.

Los esfuerzos para apoyar a las personas mayores durante los momentos de calor extremo deberían centrarse en aquellos que carecen de independencia o tienen problemas de salud preexistentes; esto de acuerdo a un experto de la Universidad de Warwick,

Vulnerabilidad a temperaturas extremas

Sucede que los países de Europa están experimentando una ola de calor potencialmente récord esta semana.

La Dra. Raquel Nunes de la Escuela de Medicina Warwick ha desarrollado una nueva evaluación para cuantificar la vulnerabilidad de un individuo al clima cálido y frío extremo. Esto en función de su situación y recursos personales y es detallado en un artículo reciente para el International Journal of Environmental Health Research. En donde se informa que la vulnerabilidad a temperaturas extremas puede variar según el individuo, pero hay factores que son más importantes que otros.

Los adultos mayores (mayores de 65 años) se consideran un grupo de alto riesgo ante los impactos de temperaturas extremas. Los efectos directos e indirectos de las olas de calor y las olas de frío se asocian con un aumento de las enfermedades respiratorias y cardiovasculares; y el impacto en la mortalidad y la morbilidad de los adultos mayores.

La mayoría de las definiciones y evaluaciones de vulnerabilidad existentes examinan los riesgos generales para los adultos mayores, pero pocas se centran en temas específicos como el clima frío o caliente.

Índice de Vulnerabilidad General

Utilizando un enfoque basado en activos, el Dr. Nunes desarrolló un Índice de Vulnerabilidad General para establecer las vulnerabilidades diarias para los adultos mayores. Se utilizó una amplia combinación de activos humanos, financieros, físicos, basados ​​en el lugar y sociales, como el estado de salud; calidad de vida; nivel de educación; edad de su hogar; acceso a los servicios públicos y otros.

Luego desarrolló evaluaciones de vulnerabilidad especificadas para el clima frío y las olas de calor que evaluaron los factores que se relacionaban específicamente con la vulnerabilidad a esos dos riesgos, como son:

  • restricciones de ingresos
  • falta de aislamiento de la vivienda
  • falta de dispositivos de calefacción y refrigeración

Utilizando los datos obtenidos a través de entrevistas con adultos mayores que viven en Lisboa, Portugal, el Dr. Nunes descubrió que puede haber diferentes niveles de vulnerabilidad general y específica para la misma persona, por lo que una persona puede tener una alta vulnerabilidad general, pero al mismo tiempo tener una baja vulnerabilidad al calor extremo y alta vulnerabilidad al frío extremo.

En particular, se encontró que la mayor presión sobre los activos financieros (es decir, los ingresos, las pensiones), los humanos (es decir, el estado de salud y la alfabetización de la salud) y física (es decir, la falta de aislamiento de la vivienda) de la persona tiene el efecto más significativo sobre su vulnerabilidad. Esto refleja su capacidad de actuar para mantenerse fresco o caliente durante las olas de calor y el clima frío.

Determinando la vulnerabilidad

La Dra. Raquel Nunes, investigadora principal de la Escuela de Medicina de Warwick, dijo: “El hecho de que una persona sea mayor no significa necesariamente que sea más vulnerable. Necesitamos analizar las diferentes facetas de sus vidas, los diferentes activos disponibles para ellos y las cosas que están bajo su propio control. Hay muchas cosas que las personas pueden hacer para reducir su vulnerabilidad”.

Una forma es comprender mejor los riesgos e impactos de las temperaturas extremas, es usar estrategias alternativas para mantenerse fresco y cálido durante temperaturas extremas, como: salir de la casa más para mantenerse fresco y cálido; tener más contactos sociales (es decir, vecinos, familiares, amigos) que pueden ayudar a las personas mayores a reducir el aislamiento social y permitirles intercambiar consejos sobre temperaturas extremas. Existen formas de hacer que sus hogares se sientan más cómodas a temperaturas extremas de las que tal vez no estén al tanto, como planes de pagos que ayudan a las personas mayores a cubrir los costos de su electricidad o facturas de gas. Y ser más conscientes de los riesgos que el calor y el frío pueden suponer para ellos debido a las condiciones de salud específicas que pueden tener”.

Todos pueden hacer algo a cualquier edad. Si está más al tanto de los riesgos que lo rodean y si obtiene información de profesionales de la salud o miembros de su familia, definitivamente estará más preparado para enfrentar este tipo de eventos“.

Impacto

Las evaluaciones serán útiles para investigadores; formuladores de políticas; profesionales de las autoridades locales; proveedores de salud; y asistencia social. Les ayudará a comprender las causas de la vulnerabilidad y cómo varía la vulnerabilidad de un individuo según los diferentes riesgos a los que están expuestos. Esto, a su vez, ayudará a abordar los factores más importantes que determinan la vulnerabilidad; así como a planificar e implementar estrategias para reducir la vulnerabilidad.

Observaciones

El Dr. Nunes agrega: “Estos hallazgos también tienen implicaciones para mejorar la política y la práctica de salud pública. Como destacaron los altos niveles de confianza y apoyo que reciben las personas mayores de su autoridad local, existen oportunidades para un enfoque integrado donde profesionales de la salud y asistencia social; oficiales; y planificadores de la ciudad trabajan juntos bajo el ‘mismo techo’. Al usar un enfoque centrado en la persona o la comunidad para brindar asesoramiento y atención a toda la población; no solo a las personas mayores, para reducir la vulnerabilidad a temperaturas extremas“.

Lo que he tratado de hacer utilizando un enfoque basado en activos es describir qué factores tienen más impacto en la vulnerabilidad; en particular cuando se trata de mortalidad o morbilidad. El uso de activos físicos, humanos, financieros, sociales y basados ​​en el lugar le permite representar para ciertos individuos qué factores específicos los hacen vulnerables“.

Es posible actuar sobre cada uno de estos tipos de activos para reducir la vulnerabilidad; pero debemos ser proactivos y no esperar a que las personas mayores pidan ayuda“.