Día Internacional de la Mujer: Siempre activas para cuidar nuestra vida y corazón

El Día Internacional de la Mujer es una fecha en la que también se busca generar conciencia sobre los factores de riesgo de enfermedad que afectan, específicamente, a las mujeres adultas.

Por ello es importante continuar impulsando iniciativas que aseguren el bienestar de las mujeres, para garantizar una vida digna y un desarrollo integral.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, la mayoría de las principales causas de muerte en mujeres se pueden prevenir. Entre ellas se encuentran:

  • Diabetes mellitus;
  • Enfermedades isquémicas del corazón;
  • Enfermedad cerebro vascular;
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica;
  • Enfermedades hipertensivas;
  • Infecciones respiratorias agudas bajas;
  • Cirrosis y otras enfermedades crónicas del hígado.

La doctora Ana Elena Ancona Badillo, integrante de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México (ANCAM), destacó que en México una mujer tiene diez veces más posibilidades de morir por una enfermedad del corazón, que por cáncer de mama.

Pero en mujeres mayores de 65 años, alertó, el riesgo de fallecer por esta causa aumenta más de veinte veces, principalmente por variables como el estilo de vida sedentario, sobrepeso, obesidad, diabetes mellitus, estrés, cambios hormonales y tabaquismo.

Precisó que en los últimos diez años se han incrementado 60 % las enfermedades cardiovasculares en las mujeres, aunque en hombres sigue siendo ligeramente mayor esta cifra, echa abajo el mito de que las mujeres no tienen problemas cardiovasculares.

Además, en un país como México, destacó la especialista, es importante tomar en cuenta que la violencia es también una variable que aumenta riesgo cardiovascular en las mujeres. Esto podría deberse a que el estrés incrementa la frecuencia cardíaca y la presión arterial, además de intensificar la actividad de la médula ósea, lo que produce un incremento de la inflamación arterial. Este tipo de mecanismos pueden derivar en sucesos de enfermedades cardiovasculares.

Factor de riesgo para padecimientos del corazón

Asimismo las largas horas de inmovilidad también son un importante factor de riesgo cardiovascular ya que eleva el riesgo de trombosis (formación de coágulos sanguíneos en arterias y venas), mecanismo común subyacente para las principales causas de mortalidad en el mundo: el infarto al corazón, los eventos cerebrovasculares y la tromboembolia venosa.

“Caminar, subir escaleras y evitar períodos prolongados de reposo son acciones sencillas que estimulan la circulación sanguínea y reducen el riesgo de trombosis”.

La doctora Ancona Badillo, dijo que en las mujeres la enfermedad cardiovascular las ataca 10 años después que a los varones y es afectada con mayor severidad debido a que tiene no sólo los factores de riesgo cardiovascular clásicos, que ya mencionamos antes, sino que además han tenido daño vascular debido a enfermedades relacionados con los estados hormonales patológicos como el hiperandrogenismo, trastornos obstétricos como diabetes gestacional, trastornos hipertensivos del embarazo , la preeclampsia,  menopausia precoz y la menopausia que se presenta en tiempo adecuado, etc.

Todos estos factores contribuyen al daño al sistema circulatorio, que implican que estas pacientes deben ser seguidas más estrechamente para detectarlas tempranamente como portadoras de riesgo cardiovascular y recibir la atención médica que requieren, expresó la cardióloga.

Como médicos y especialistas en cardiología, es preciso dirigir la atención y los esfuerzos hacia este problema de salud, en conjunto con todos los médicos que atienden a las mujeres, en todos los niveles de atención.

Datos de interés

  • Hasta en 60% se han incrementado las enfermedades cardiovasculares en la población femenina.
  • En México, una mujer tiene 10 veces más posibilidades de morir por una enfermedad del corazón que por cáncer de mama.
  • La falta de movilidad en la vida cotidiana incrementa el riesgo de trombosis, enfermedad relacionada con infarto al corazón, eventos cerebrovasculares y tromboembolia venosa.