Presentan recomendaciones clínicas para prevención óptima de fracturas secundarias en adultos mayores de 65 años con osteoporosis

Una coalición de múltiples partes interesadas reunida por la Sociedad Estadounidense para la Investigación de Huesos y Minerales (ASBMR, American Society for Bone and Mineral Research) desarrolló 13 recomendaciones (7 primarias y 6 secundarias) fuertemente apoyadas por la literatura empírica y están dirigidas a profesionales de la salud que atienden a adultos mayores en riesgo de fracturas osteoporóticas.

La ASBMR ha emitido recomendaciones clínicas para la prevención óptima de fracturas secundarias entre personas de 65 años y mayores con una fractura de cadera o vertebral. complicación más grave relacionadas con la osteoporosis.

Douglas P. Kiel, MD, MPH, Director del Centro de Investigación Musculoesquelética en el Instituto Hinda y Arthur Marcus para la Investigación del Envejecimiento en Hebrew SeniorLife y Profesor de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard, es autor principal del informe y fue co-líder de el proyecto. Las recomendaciones se publicaron el mes pasado en el artículo “Secondary Fracture Prevention: Consensus Clinical Recommendations from a Multistakeholder Coalition” (Prevención secundaria de fracturas: recomendaciones clínicas consensuadas de una coalición de múltiples partes interesadas) en el Journal of Bone and Mineral Research para coincidir con la reunión anual de la ASBMR donde el Dr. Kiel fue honrado con el estimado Premio Frederic C. Bartter 2019. Este prestigioso premio se otorga a un miembro de ASBMR en reconocimiento a la destacada investigación clínica en trastornos del metabolismo óseo y mineral.

La importancia de prevención de fracturas secundarias en adultos mayores con osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad de los huesos que hace que se debiliten y se fracturen más fácilmente. Aproximadamente 10 millones de estadounidenses tienen osteoporosis; y 44 millones tienen baja densidad ósea y lo que los pone en riesgo de desarrollar la enfermedad. Significa que la mitad de todos los adultos mayores de 50 años están en riesgo de fractura o deberían preocuparse por la salud ósea.

Las fracturas óseas son dolorosas y debilitantes, representan una grave amenaza para la salud de los adultos mayores. A pesar de los avances notables en el tratamiento, las fracturas relacionadas con la osteoporosis no se tratan adecuadamente. Esto debido en parte a información errónea sobre enfoques recomendados para la atención al paciente y las discrepancias entre las pautas de tratamiento.

Alcanzando un consenso

Para ayudar a abordar este problema y mejorar los resultados de los pacientes, ASBMR contrató al Centro de Política de Tecnología Médica (CMTP). Esto con el fin de ayudar a desarrollar un consenso por parte de una amplia coalición de múltiples partes interesadas sobre varios aspectos del tratamiento de la osteoporosis. Teniendo como objetivo promover un tratamiento más efectivo para los pacientes con osteoporosis; y la prevención de una fractura secundaria en pacientes que ya han sufrido una fractura.

Participantes

La coalición estaba compuesta por representantes de 42 organizaciones profesionales de los Estados Unidos y el extranjero, incluidos:

  • Colegio Americano de Médicos
  • Asociación Estadounidense de Enfermeras Practicantes
  • Sociedad Estadounidense de Geriatría
  • Fundación Internacional de Osteoporosis

Sobre la base de una revisión de las guías clínicas y la literatura médica existentes, CMTP desarrolló un conjunto inicial de recomendaciones preliminares. Las cuales fueron revisadas y editadas secuencialmente por:

  • Copresidentes de la coalición y ASBMR
  • Comité directivo de la coalición
  • La coalición completa.

El ciclo se repitió hasta llegar a un consenso.

Recomendaciones

La coalición desarrolló 13 recomendaciones fuertemente respaldadas por la literatura empírica y recomienda una mayor comunicación con los pacientes con respecto al riesgo de fractura;  los resultados de mortalidad y morbilidad; y la reducción del riesgo de fractura.

El valor de nuestros esfuerzos de prevención de fractura secundaria es que se utilizará para iniciar un plan de acción para mejorar la práctica actual de no tratar a muchos pacientes que han sufrido una fractura de cadera o vertebral“, dijo el Dr. Kiel. “Estamos llevando a cabo una varias actividades, como: mejorar la conciencia; educar a los médicos en la práctica; crear registros nacionales de fracturas; y reunirnos con los CMS para establecer el reembolso financiero y de calidad de los cuidados relacionados con la atención de adultos mayores que han sufrido una fractura“.