Impulsa el IPN la especialidad en cuidados paliativos

Para fortalecer los cuidados paliativos en enfermos terminales, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) busca impulsar una especialidad en esa área, por lo que trabaja en el diseño del programa académico que se pretende impartir con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), además de desarrollar diplomados para la educación continua de manera conjunta con la Secretaría de Salud de la Ciudad de México e incluir en la currícula de los médicos en formación esa asignatura.

Así lo informa el Jefe de la Sección de Estudios de Posgrado e Investigación (SEPI) de la Escuela Superior de Medicina (ESM), Iván Rubio Gayosso, quien destaca la necesidad de que todo médico, psicólogo y nutriólogo tenga conocimientos de los cuidados paliativos, por ello es necesario que las instituciones educativas de Nivel Superior incluyan unidades de aprendizaje enfocadas a este tema para que puedan incorporarse a los equipos que realizan visitas domiciliarias, atención en los servicios de urgencias, institutos de salud, terapia intensiva y de hospitalización de este tipo de pacientes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que en 2017 existían en el mundo 40 millones de personas con enfermedades terminales, sin embargo, sólo 14 por ciento recibe cuidados paliativos adecuadamente.

Ante esta situación, el Consejo de Salubridad General (CSG) impulsó la actualización de la Guía de Manejo Integral de Cuidados Paliativos, con la participación de diversas instancias, entre ellas el IPN, el cual entró en vigor el 14 de agosto de 2018, luego de publicarse en el Diario Oficial de la Federación (DOF), y tiene observancia en instituciones públicas y privadas, las cuales deberán aplicarla al pie de la letra para brindar una mejor atención.

El investigador Iván Rubio Gayosso reconoce que la necesidad de fortalecer los cuidados paliativos tiene su origen en la modificación de la dinámica poblacional y el incremento de la expectativa de vida, aspectos que propician el aumento de las enfermedades crónico degenerativas y oncológicas, la esclerosis lateral múltiple, el sida, afecciones respiratorias como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y el enfisema, la diabetes, padecimientos renales e hipertensión arterial.

 

Fuente: Instituto Politécnico Nacional (INP).

.