Actividad física y entrenamiento cognitivo reducen riesgo de confusión repentina y severa después de una cirugía en adultos mayores

Después de la cirugía, muchos adultos mayores desarrollan delirio, el término médico para la confusión repentina y severa. De hecho, entre el diez y el sesenta y siete por ciento de los adultos mayores experimentan delirio después de la cirugía por problemas no relacionados con el corazón; mientras que del cinco al sesenta y un por ciento experimenta el delirio después de la cirugía ortopédica (cirugía que trata los huesos y los músculos).

El delirio

El delirio puede conducir a problemas con el pensamiento y la toma de decisiones. También puede dificultar la movilidad para realizar las funciones cotidianas; aumentar el riesgo de enfermedad y muerte. Debido a que los adultos mayores de 65 años se someten a más de 18 millones de cirugías cada año; el delirio puede tener un gran impacto personal, así como para sus familias y nuestras comunidades.

Los proveedores de atención médica pueden usar varias herramientas para reducir las posibilidades de que los adultos mayores desarrollen delirio. Pueden reunirse con un geriatra antes de una cirugía para:

  • Revisar los medicamentos recetados.
  • asegurarse de que las gafas y los audífonos estén disponibles después de la cirugía (ya que la dificultad para ver o escuchar puede contribuir a la confusión).

Sin embargo, prevenir el delirio antes de la cirugía puede ser la mejor manera de ayudar a los adultos mayores a evitarlo.

Propuesta del estudio

Un equipo de investigadores del Colegio de Medicina Albert Einstein diseñó un estudio para observar si los adultos mayores que son físicamente activos antes de la cirugía tenían menos delirios después de la cirugía. El equipo de investigación había descubierto previamente que las personas que disfrutan de actividades como: leer; hacer rompecabezas; o jugar juegos experimentaron tasas más bajas de delirio. Los hallazgos se publicaron el 1 de agosto de 2019 en el Journal of the American Geriatrics Society en el artículo “Physical Activity and Risk of Postoperative Delirium“; (Actividad física y riesgo de delirio postoperatorio).

Los investigadores señalaron que varios estudios han demostrado que el ejercicio y la actividad física pueden reducir los riesgos de desarrollar demencia. Además, estudios anteriores han demostrado que el ejercicio regular puede reducir el riesgo de desarrollar delirio en un veintiocho por ciento. La demencia demencia es otra afección médica que afecta la salud mental, generalmente marcada por problemas de memoria; cambios de personalidad; y poca capacidad de pensamiento.

Conociendo el tipo de actividades físicas

Los participantes en este estudio eran adultos mayores de 60 años que se sometieron a cirugía ortopédica electiva. La mayoría de los participantes tenían alrededor de 70 años. Ninguno tenía delirio, demencia o problemas graves de audición o visión.

Los investigadores hicieron a los participantes la pregunta “En el último mes, ¿cuántos días a la semana participó en ejercicio o deporte?“. Los investigadores anotaron el tipo de actividades físicas que realizaban los participantes; así como también si: leían periódicos o libros; tejían; jugaban cartas; juegos de mesa o juegos de computadora; y usaban el correo electrónico, cantaban, escribían, resolvían crucigramas, y jugó  bingo o participó en reuniones grupales.

Resultados

Los participantes dijeron que su ejercicio físico incluía:

  • caminar
  • participar en fisioterapia
  • levantar pesas
  • andar en bicicleta
  • estirarse
  • participar en deportes competitivos
  • y bailar

La actividad más comúnmente reportada fue: caminar. Aunque la mayoría de los participantes solo estuvieron activos un día a la semana, casi el veintiséis por ciento estuvo activo entre cinco y seis días a la semana; y el treinta y un por ciento estuvo activo de cinco a siete días a la semana.

De los ciento treinta y dos participantes, cuarenta y uno (treinta y un por ciento) desarrollaron delirio postoperatorio.

Conclusiones

Los investigadores informaron que los participantes que estaban físicamente activos seis a siete días a la semana tenían un setenta y tres por ciento menos de probabilidades de experimentar delirio postoperatorio; es decir el delirio que se desarrolla después de la cirugía.

También informaron que ser mentalmente activo era un factor importante para reducir las posibilidades de desarrollar delirio postoperatorio. Los participantes que leían regularmente periódicos o libros, tejían, jugaban, usaban el correo electrónico, cantaban, escribían, resolvían crucigramas, jugaban bingo o participaban en reuniones grupales tenían un ochenta y un por ciento menos de probabilidades de desarrollar delirio postoperatorio.

Si bien nuestro estudio fue de naturaleza preliminar, encontramos que la actividad física regular modesta; así como la realización de actividades mentales estimulantes, se relacionaron con tasas más bajas de delirio después de la cirugía“, dijeron los investigadores.

También encontraron que las actividades físicas y cognitivas parecían ofrecer beneficios independientes entre sí. Esto sugiere que las personas con lesiones o afecciones que limitan la actividad aún pueden beneficiarse de ser mentalmente activas; y las personas con deterioro cognitivo leve aún pueden beneficiarse de ser físicamente activas.

Los investigadores señalaron que se necesita más trabajos para conocer el papel del ejercicio y el entrenamiento cognitivo en la reducción del delirio después de la cirugía.