Necesario promover preparación para enfrentar emergencias, puede ser especialmente importante para adultos mayores

Es necesario tener plena confianza en la preparación para mantenerse seguros y saludables ante eventos como cortes de energía, clima severo o evacuación.

La mayoría de las personas mayores de 50 años dicen que están preparadas para enfrentar desastres naturales y situaciones de emergencia. Pero una nueva encuesta nacional muestra que muchos no han tomado medidas clave para proteger su salud y bienestar en caso de mal tiempo, cortes de energía a largo plazo. u otras situaciones.

Menos de la mitad se ha inscrito en los sistemas de alerta de emergencia ofrecidos por su comunidad. Estos servicios pueden brindar información crucial en caso de:

  • tormentas
  • desastres naturales
  • bloqueos
  • órdenes de evacuación
  • emergencias de salud pública
  • y más.

Menos de un tercio ha reunido un kit de emergencia con suministros y medicamentos esenciales para superar una emergencia en el hogar o llevarlo en una evacuación. Y solo una cuarta parte de los que dependen de la energía eléctrica para operar equipos relacionados con la salud tienen una fuente de energía de respaldo.

Estos hallazgos y otros datos nuevos de la Encuesta Nacional sobre el Envejecimiento Saludable de los Estados Unidos, sugieren que los adultos mayores;  sus seres queridos; y los proveedores de atención médica deben tomarse el tiempo para concentrarse en los pasos clave recomendados por los profesionales de preparación para emergencias y planificar cómo enfrentarán y se comunicarán en una emergencia.

La encuesta, realizada por el Instituto de Política e Innovación en Salud de UM con el apoyo de AARP y Michigan Medicine, el Centro Médico Académico de UM, hizo una muestra en Estados Unidos de más de dos mil doscientos adultos de 50 a 80 preguntas sobre su preparación para varios tipos de situaciones de emergencia. Tres cuartas partes de los encuestados dijeron que habían experimentado al menos una emergencia importante en su vida.

Más vale prevenir, que lamentar

Algo tan sencillo como un corte de energía que dura un día, o tan grave como un huracán; un tornado o un terremoto. La preparación puede hacer una gran diferencia“, dice Preeti Malani, MD, directora de la encuesta y profesora de la Facultad de Medicina de la UM. “Pasar un corto tiempo ahora, puede proteger su salud y ahorrarle preocupaciones y gastos cuando sucede algo así“.

Sue Anne Bell, Ph.D., FNP-BC, investigadora de la Escuela de Enfermería de la U-M y miembro del IHPI que estudia las implicaciones para la salud de las principales emergencias y desastres, trabajó con el equipo de votación. Nos explica que  “los resultados de esta encuesta se pueden utilizar para centrar esfuerzos en apoyar mejor a los adultos mayores para prepararse para una emergencia“. Y agrega que  “al conocer las áreas donde los adultos mayores están bien preparados y donde no lo están, los programas pueden trabajar junto a ellos para estar completamente preparados y listos“.

Maestros del desastre

Bell señala que uno de los pasos más importantes que cualquier adulto puede tomar para estar preparado para situaciones de emergencia es hablar con sus seres queridos sobre qué hacer en diferentes situaciones; y qué necesidades deben considerar. Para los adultos mayores con problemas de salud, que a menudo dependen de medicamentos, suministros médicos y equipos, esto puede ser especialmente importante.

Pero la encuesta encontró que solo el cuarenta por ciento de los adultos mayores han hablado con sus seres queridos sobre tales problemas.

Tener un plan básico de emergencia para evacuar y mantenerse a salvo durante una inundación, huracán o incendio es una idea inteligente para todos“, dice Alison Bryant, Ph.D., vicepresidenta senior de investigación de AARP. “La preparación para desastres naturales es particularmente importante para los cuidadores familiares que atienden a adultos mayores que pueden tener serios desafíos de salud y movilidad que deben considerarse“.

La encuesta muestra que en algunas áreas donde la mayoría de los adultos mayores parecen estar preparados. Por ejemplo:

  • ochenta y dos por ciento dijo que tiene un suministro de una semana de sus medicamentos a la mano
  • setenta y dos por ciento dijo que tiene otros suministros de salud para una semana.

Los expertos recomiendan tener al menos esta cantidad a mano.

Sin embargo, cuando se trataba de alimentos y agua; poco más de la mitad de los encuestados dijeron que tenían a mano la cantidad recomendada de estos suministros para la semana. Incluso menos de ellos tenían: cargadores de teléfonos celulares; y radios que no requerían energía eléctrica.

Si tuvieran que evacuar sus hogares, casi todos los encuestados dijeron que tendrían transporte. Pero para uno de cada cuatro, pagar un lugar para quedarse durante una semana sería un gran desafío.

La preparación financiera, incluye ahorrar para contar con un fondo de emergencia. Esto permite cubrir cualquier tipo de costos inesperados, lo que es una parte clave de la preparación para emergencias, dice Bell.

Los resultados de la Encuesta Nacional sobre el envejecimiento saludable de los Estados Unidos se basan en las respuestas de una muestra representativa en Estados Unidos de dos mil doscientos cuarenta y nueve adultos de 50 a 80 años que respondieron una amplia gama de preguntas en línea. Las preguntas fueron escritas, y los datos interpretados y compilados, por el equipo de IHPI. Se proporcionaron computadoras portátiles y acceso a internet a los encuestados que aún no los tenían.