Estudio propone a cirujanos un enfoque óptimo para fracturas de cadera

A medida que la población envejece, las fracturas de cadera aumentan y ocurren con mayor frecuencia. Cada año, más de tres cientos mil estadounidenses mayores de 65 años son hospitalizados por fracturas de cadera.

El Dr. Robert Zura, profesor en Health New Orleans School of Medicine formó parte de un grupo de estudio internacional colaborativo cuyos hallazgos ayudarán a los cirujanos ortopédicos a identificar el mejor enfoque individual para tratar las fracturas de cadera en las personas mayores de 50 años. El estudio proporciona una comparación directa de las dos técnicas utilizadas para reemplazar las fracturas desplazadas del cuello femoral en esta población vulnerable e informa tasas similares de medidas de resultado entre los dos.

Resultados del estudio

Los autores concluyeron: “La incidencia de los procedimientos secundarios no difirió significativamente entre los pacientes que fueron asignados al azar para someterse a una artroplastia total de cadera y aquellos que fueron asignados a someterse a una hemiartroplastia. La artroplastia total de cadera proporcionó una mejoría clínicamente sin importancia sobre la hemiartroplastia en función y calidad de vida durante 24 meses”.

Los resultados se publican en línea en el artículo “Total Hip Arthroplasty or Hemiarthroplasty for Hip Fracture” (Artroplastia total de cadera o hemiartroplastia para fractura de cadera) en New England Journal of Medicine. El Dr. Zura fue uno de los cuatro médicos participantes y presentó los hallazgos el 26 de septiembre de 2019, en la Reunión Anual de la Asociación Ortopédica de Trauma 2019 en Denver.

Nuestro estudio encontró que el reemplazo parcial, o hemiartroplastia, es una alternativa viable que puede mitigar el riesgo temprano de luxación, así como el costo“, señala el Dr. Zura.

Preocupaciones de luxaciones y enfermedad

Zura, quien se desempeñó como Presidente del Comité de Adjudicación y fue miembro del Comité de Escritura, explica: “Las fracturas de cadera pueden privar a las personas de su función, su independencia e incluso de sus vidas. Es fundamental que hagamos esto y lo hagamos bien. Por lo tanto, bajo el liderazgo del Dr. Mohit Bhandari en la Universidad McMaster, realizamos un ensayo de control aleatorio basado en la experiencia en 80 centros en 10 países para comprender mejor las opciones para esta población“.

Las pautas de la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos; y el Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención de los Estados Unidos actualmente recomiendan el reemplazo total de cadera (artroplastia) en todos los ambulatorios independientes con fracturas desplazadas del cuello femoral. El reemplazo total de cadera puede proporcionar a los pacientes una funcionalidad óptima. Sin embargo, ha habido preocupaciones de que este enfoque también puede asociarse con un mayor riesgo de luxación que requiere de un segundo procedimiento, así como un mayor riesgo de enfermedad.

Datos del estudio

Entre enero de 2009 y mayo de 2017, los investigadores asignaron al azar a 1,495 pacientes mayores de 50 años con fracturas desplazadas del cuello femoral. Por lo tanto para recibir: reemplazos totales de cadera (artroplastia); o reemplazos solo de la cabeza femoral (hemiartroplastia). Los resultados medidos incluyeron:

  • si un segundo procedimiento de cadera fue necesario dentro de los 24 meses
  • muerte
  • eventos adversos graves
  • complicaciones relacionadas con:
    • cadera
    • calidad de vida
    • función
    • y salud.

Los investigadores encontraron tasas comparables de procedimientos secundarios y tasas similares de los otros resultados medidos. Los autores escribieron: “Encontramos que el tipo de artroplastia no tuvo una influencia significativa en el riesgo de procedimientos secundarios de cadera no planificados durante 24 meses. Los puntos finales funcionales favorecieron la artroplastia total de cadera sobre la hemiartroplastia durante el período de 24 meses. Pacientes que se sometieron a artroplastia total de cadera tuvo una incidencia ligeramente mayor de eventos adversos graves“.

Además “Cuidar de pacientes adultos mayores con fractura de cadera es una de las mayores responsabilidades de los cirujanos ortopédicos“, agrega Zura. “Nos encontramos con personas frágiles en el momento más vulnerable. Este estudio realmente nos ayuda a identificar los métodos que nos permiten determinar el enfoque quirúrgico óptimo para restaurar la salud; la actividad; la funcionalidad y la independencia de estas personas“.