Estudio cuestiona uso de antidepresivos en adultos mayores

La proporción de personas mayores de 65 años que toman antidepresivos aumento a más del doble en dos décadas. Esto de acuerdo a una nueva investigación dirigida por la Universidad de Anglia del Este (UEA).

A pesar del aumento en el uso de antidepresivos, hubo pocos cambios en el número de personas mayores diagnosticadas con depresión. Esto de acuerdo a lo informado en el artículo “Changing prevalence and treatment of depression among the over-65s over two decades: findings from the Cognitive Function and Ageing Studies“, (Cambiando la prevalencia y el tratamiento de la depresión entre los mayores de 65 años durante dos décadas: hallazgos de la función cognitiva y los estudios de envejecimiento) que se publica en el British Journal of Psychiatry.

Estudio de función cognitiva y envejecimiento

Los hallazgos se basan en los estudios de función cognitiva y envejecimiento, llevados a cabo en dos momentos:

  1. 1991 y 1993
  2. 2008 y 2011

Los investigadores entrevistaron a más de quince mil adultos mayores de 65 años en Inglaterra y Gales para determinar si la prevalencia de la depresión y el uso de antidepresivos está cambiando.

Depresión

El autor principal, el profesor Antony Arthur, de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UEA, dijo: “La depresión es la principal causas de una mala calidad de vida en todo el mundo y sabemos que las personas mayores pueden ser menos propensas que otros grupos de edad a ir a su médico de cabecera con síntomas de depresión“.

Hasta ahora, se sabía poco acerca de cómo la relación entre la prevalencia de la depresión y el uso de antidepresivos entre las personas mayores ha cambiado con el tiempo. Los Estudios de Función Cognitiva y Envejecimiento dirigidos por la Universidad de Cambridge tienen la capacidad de examinar los cambios en las necesidades de salud de las personas mayores a través de generaciones basadas en muestreo aleatorio y métodos de diagnóstico se mantuvieron constantes en el tiempo“.

Les preguntamos a los participantes sobre su salud; sus actividades diarias; el uso de los servicios de salud y asistencia social; y los medicamentos que estaban tomando“.

Utilizamos un proceso de entrevista estandarizado para determinar la presencia o ausencia de síntomas de depresión y luego aplicamos criterios de diagnóstico para determinar si se consideraba que el participante tenía depresión ‘a nivel de caso’. Un nivel de depresión más grave que el caracterizado por síntomas menores del estado de ánimo, como son la pérdida de energía, interés o disfrute”.

La investigadora principal del estudio, la profesora Carol Brayne, directora del Instituto de Salud Pública de Cambridge, dijo: “Nuestra investigación ha mostrado previamente una dramática caída de edad en la aparición de demencia de generación en generación. Este nuevo trabajo revela que la depresión no ha demostrado la misma reducción; incluso en presencia de una prescripción dramáticamente incrementada. Con preocupación, dados los posibles efectos adversos que también hemos demostrado que están asociados con la polifarmacia“.

Resultados más importantes

  • La proporción de personas mayores que reciben medicamentos antidepresivos aumentó más del doble en dos décadas: del 4,2% a principios de los noventa al 10,7% 20 años después.
  • La prevalencia estimada de depresión entre los mayores de 65 años a principios de la década de 1990 fue del 7,9%, en comparación con el 6,8% 20 años después.
  • La depresión y el uso de antidepresivos fue más común en mujeres que en hombres en ambos momentos.
  • La depresión se asoció con vivir en un área más desfavorecida.
  • La proporción de mayores de 65 años que viven en hogares de cuidado disminuyó. Pero la prevalencia de depresión en los hogares de cuidado permaneció sin cambios, afectando a aproximadamente uno de cada diez residentes.
  • En ambos períodos, la mayoría de las personas con depresión a nivel de caso no tomaban antidepresivos. Mientras que la mayoría de los que tomaban antidepresivos no tenían depresión.

El profesor Arthur dijo: “La depresión afecta a una de cada quince personas mayores de 65 años; y su impacto es sentido por el individuo, sus familias y amigos“.

Entre dos muestras comparables entrevistadas con 20 años de diferencia (1990-93 y 2008-11) encontramos pocos cambios en la prevalencia de depresión. Pero la proporción de participantes que tomaban antidepresivos aumentó del 4% a casi el 11%. Esto podría deberse para mejorar el reconocimiento y el tratamiento de la depresión, la prescripción excesiva o el uso de antidepresivos para otras afecciones“.

Conclusiones

Cualquiera que sea la explicación, los aumentos sustanciales en la prescripción no han reducido la prevalencia de depresión en la población mayor de 65 años. Las causas de la depresión en las personas mayores; los factores que la perpetúan y las mejores formas de controlarla siguen siendo poco conocidas y merecen más. atención“.

La investigación fue dirigida por la Universidad de Anglia del Este en colaboración con la Universidad de Cambridge;  la Universidad de Newcastle; y la Universidad de Nottingham.