Estudian efectividad de tratamiento de presión arterial alta en hogares de ancianos

Aunque el veintisiete por ciento de todos los adultos mayores que viven en hogares de ancianos en los Estados Unidos tienen hipertensión arterial y demencia, aún no tenemos suficiente investigación para informar a los proveedores de atención médica sobre la mejor manera de tratar su presión arterial alta.

Beneficios versus riesgos

Específicamente, no se conoce cuándo los beneficios de tomar medicamentos para bajar la presión arterial superan los riesgos potenciales, especialmente en adultos mayores que también tienen demencia de moderada a grave y un pronóstico desfavorable. Es el término médico para el curso probable de una enfermedad. Esto se debe a que los ensayos clínicos para los tratamientos de la presión arterial alta no suelen incluir a los adultos mayores que tienen discapacidades o enfermedades crónicas graves.

Un equipo de investigadores diseñó un estudio para aprender más sobre los mejores tratamientos para la hipertensión arterial para adultos mayores que viven en hogares de ancianos. Su estudio “Hypertension Treatment in US Long‐Term Nursing Home Residents With and Without Dementia“, fue publicado en el Journal of the American Geriatrics Society (Diario de la Sociedad Americana de Geriatría).

Datos

El equipo de investigación utilizó información de los registros de Medicare. El equipo identificó a 255 mil 670 residentes de hogares de ancianos a largo plazo en los Estados Unidos, quienes durante el 2013 tenían presión arterial alta. De estos, casi la mitad tenía dificultades moderadas o graves relacionadas con la demencia, con el pensamiento y la toma de decisiones. Un poco más de la mitad de ellos no tenía deterioro cognitivo o solo era leve.

Los participantes del estudio tenían un promedio de 85 años. Tenían un deterioro moderado de su función física; y alrededor del tres por ciento recibían atención de hospicio o tenían una esperanza de vida de seis meses o menos.

Al comienzo del estudio, los participantes recibían tratamiento para la presión arterial alta.

Los medicamentos para la hipertensión arterial más comunes que se recibieron fueron;

  • Bloqueadores beta
  • Seguidos de los bloqueadores de los canales de calcio
  • Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA)

Casi la mitad de los participantes tomaban más de un medicamento para la presión arterial alta.

Estudio

Después de seguir a los participantes durante 180 días, los investigadores descubrieron que:

  • Los residentes que tomaban un mayor número de medicamentos para la presión arterial alta (tratamiento más intensivo) tenían una probabilidad ligeramente mayor de ser hospitalizados.
  • También de ser hospitalizados por enfermedades del corazón que aquellos que tomaban menos medicamentos para la presión arterial alta.

Sin embargo, tenían menos probabilidades de experimentar una disminución en sus capacidades físicas que aquellos residentes que toman menos medicamentos para la presión arterial alta. Esto era cierto en los residentes, con o sin demencia.

Resultados

Los investigadores declararon que los hallazgos de su estudio sugieren que los residentes de hogares de ancianos con hipertensión a largo plazo no experimentan beneficios significativos de un tratamiento más intensivo. “Los adultos mayores y sus cuidadores deben ser conscientes de que el tratamiento intensivo para la hipertensión arterial puede no ser útil para los residentes de hogares de ancianos a largo plazo. Es razonable considerar reducir la dosis de estos medicamentos o suspender su uso en residentes con demencia, si lo hacen. Así es consistente con sus metas de cuidado“.