Demencia y estado civil ¿podrían estar relacionados?

En uno de los primeros estudios de este tipo, los investigadores de la Universidad Estatal de Michigan analizaron cuatro grupos de personas solteras: divorciadas o separadas; viudo; nunca han estado casados; y concubinos.

La demencia y el estado civil podrían estar relacionados, según un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Michigan que encontró que las personas casadas tienen menos probabilidades de experimentar demencia a medida que envejecen.

Por otro lado, los divorciados tienen aproximadamente el doble de probabilidades que las personas casadas de desarrollar demencia, indicó el estudio, y los hombres divorciados muestran una mayor desventaja que las mujeres divorciadas.

Hui Liu, profesor de sociología, y sus colegas analizaron cuatro grupos de personas solteras:

  1. Divorciadas o separadas
  2. Viudo
  3. Nunca han estado casados
  4. y concubinos

Entre ellos, los divorciados tenían el mayor riesgo de demencia.

El estudio, en el artículo “Marital Status and Dementia: Evidence from the Health and Retirement Study” publicado en The Journals of Gerontology: Series B, llega en un momento en el que 5.8 millones de personas en los Estados Unidos viven con la enfermedad de Alzheimer y demencias relacionadas. Estas tienen un costo de $ 290 mil millones de dolares, según la Asociación de Alzheimer. Es un grave problema de salud pública, dijo Liu.

Factores de riesgo

Esta investigación es importante porque la cantidad de adultos mayores solteros en los Estados Unidos continúa creciendo, a medida que las personas viven más y sus historias de matrimonio se vuelven más complejas“, dijo Liu. “El estado civil es un factor de riesgo / protección social importante pero pasado por alto para la demencia“.

Liu y los investigadores de seguimiento analizaron datos representativos a nivel nacional del Estudio de Salud y Jubilación, del año 2000 a 2014. La muestra incluyó a más de quince mil encuestados de 52 años o más en 2000, midiendo su función cognitiva cada dos años, en forma personal o por teléfono.

Los investigadores también encontraron que los diferentes recursos económicos solo explican en parte el mayor riesgo de demencia entre los encuestados divorciados; viudos y quienes nunca estuvieron casados. Pero no podían explicar el mayor riesgo en los concubinos. Además, los factores relacionados con la salud, como los comportamientos y las afecciones crónicas, influyeron ligeramente en el riesgo entre los divorciados y los casados; pero no parecieron afectar otros estados maritales.

Estos descubrimientos serán útiles para los responsables de las políticas de salud; y los profesionales que buscan identificar mejor a las poblaciones vulnerables y diseñar estrategias de intervención efectivas para reducir el riesgo de demencia“, afirma Liu.