Estudio informa propuestas para proteger a adultos mayores en centros de atención a largo plazo de los riesgos de COVID-19

Un nuevo informe propone medidas para proteger a las personas adultas mayores en centros de atención de largo plazo; y a sus cuidadores que son particularmente vulnerables a la pandemia de COVID-19.

Las adultos mayores en centros de atención a largo plazo tienen un alto riesgo de morir por COVID-19 y el riesgo de transmisión del virus también es especialmente alto en estas residencias.

Escribiendo en el Journal of Aging & Social Policy, los autores del artículo “The Coronavirus and the Risks to the Elderly in Long-Term Care” (El coronavirus y los riesgos para los adultos mayores en la atención a largo plazo); se enfatiza que estar atentos a la salud de los adultos mayores en la atención a largo plazo es esencial para su salud. Pero también lo es para proteger el sistema de salud de ser abrumado con casos graves de COVID-19.

El autor principal William Gardner, profesor de Epidemiología en la Universidad de Ottawa, Canadá; dijo: “Si COVID-19 se extiende a través de un solo centro de atención a largo plazo, este aumento en el número de casos podría abrumar la capacidad de los hospitales locales. Los hospitales locales pueden estar bajo una fuerte presión severa por una afluencia de pacientes con coronavirus durante la pandemia actual“.

Nuevas restricciones

En respuesta a la pandemia, muchos centros de atención a largo plazo han adoptado nuevas restricciones con respecto al acceso y visitas. Esto con el fin de proteger a los residentes de la infección. Pero cerrar las instalaciones de atención médica a largo plazo, y posiblemente durante varios meses, plantea otras preocupaciones.

La falta de visitas de familiares y amigos aumentará el aislamiento de los residentes de los centros de atención a largo plazo. Desafortunadamente, el aislamiento también aumentará su vulnerabilidad al abuso y la negligencia“, dijo Gardner. “Si no observamos de cerca, muchas personas mayores podrían ser efectivamente abandonadas mientras continúa el brote“.

Recomendaciones

Los autores destacan la urgente necesidad de implementar nuevas medidas para proteger a los adultos mayores residentes en las instalaciones a largo plazo durante la pandemia de COVID-19. Ellos recomiendan que:

  • Los centros de atención a largo plazo deben ser sitios prioritarios para las pruebas de COVID-19 y el equipo de protección personal.
  • Deben desarrollarse políticas para garantizar que las instalaciones de atención a largo plazo permanezcan con el personal adecuado y que se sigan de cerca los protocolos de control de infecciones.
  • Para proteger a los residentes y al personal, la supervisión de los centros de atención a largo plazo debe seguir siendo una prioridad durante la pandemia.

Lo más importante minimizar la transmisión de enfermedades

Los autores también enfatizan que cuantas menos personas se infectan en la población general; menor es el riesgo de infección para los residentes de cuidados a largo plazo. Del mismo modo, cuanto menor sea la población general que sea hospitalizada, mayor será la capacidad disponible para los residentes de atención a largo plazo.

Lo más importante que todos podemos hacer para ayudar a proteger a estos grupos vulnerables es minimizar la transmisión de enfermedades siguiendo las instrucciones de los funcionarios de salud pública sobre el lavado de manos y el distanciamiento social“, dijo Gardner[.]