Cuidadores de pacientes con demencia deben cuidar la calidad de su sueño

Los cuidadores de personas con demencia pierden entre 2.5 y 3.5 horas de sueño por semana debido a la dificultad para conciliar el sueño y permanecer dormidos. Lo que es un impacto negativo para ellos y potencialmente para quienes reciben su atención, dicen investigadores de la Universidad de Baylor.

Pero una buena noticia es que con sencillas intervenciones de bajo costo se pueden mejorar el sueño y el funcionamiento de los cuidadores.

El análisis de los investigadores de 35 estudios con datos de 3,268 cuidadores “Sleep Duration and Sleep Quality in Caregivers of Patients With Dementia. A Systematic Review and Meta-analysis“, (Duración del sueño y calidad del sueño en cuidadores de pacientes con demencia), se publica en JAMA Network Open.

Acumulación de pérdida de sueño

El cuidado informal para una persona con demencia es similar a agregar un trabajo a tiempo parcial pero no remunerado a la vida de una persona. Agrega a los miembros de la familia un promedio de 21.9 horas de cuidado, según las estimaciones de The Alzheimer’s Association.

Perder 3.5 horas de sueño por semana no parece mucho, pero los cuidadores a menudo experimentan la acumulación de pérdida de sueño durante años“, dijo el autor principal Chenlu Gao, candidata a doctorado en psicología y neurociencia en el Colegio de Artes y Ciencias de Baylor. “Perder 3.5 horas de sueño semanalmente además de todo el estrés, el dolor y la tristeza puede tener un impacto realmente fuerte en la cognición; salud mental y física de los cuidadores. Pero mejorar la calidad del sueño de los cuidadores a través de intervenciones conductuales de bajo costo puede mejorar significativamente sus funciones y calidad de vida“.

El estrés crónico se relaciona con un sueño corto y de baja calidad. Los despertares nocturnos de un paciente con demencia también pueden contribuir a alterar el sueño en los cuidadores, dijeron los investigadores.

Con esa pérdida extra de sueño cada noche, tal vez un cuidador ahora olvida algunas dosis de medicamentos o reacciona más emocionalmente de lo que lo haría“, dijo el coautor Michael Scullin, Ph.D., director del Baylor’s Sleep Neuroscience and Cognition Laboratory Laboratorio y profesor asistente de psicología y neurociencia en Baylor.

Los cuidadores son algunas de las personas más inspiradoras y trabajadoras del mundo, pero la pérdida de sueño finalmente se acumula a un nivel que disminuye su vigilancia y multitarea“.

Intervenciones para mejorar la cantidad y calidad del sueño

Se observó un sueño notablemente mejor en los cuidadores después de comportamientos tan simples como:

  • Obtener más luz solar por la mañana
  • Establecer una rutina regular y relajante antes de acostarse
  • Participar en ejercicio físico moderado

En los Estados Unidos, 16 millones de cuidadores familiares brindan atención a largo plazo a pacientes con demencia. La demencia afecta a unos 50 millones de adultos en todo el mundo y se espera que aumente a 131 millones para 2050, según el World Alzheimer Report. El costo anual global se acerca a US $1 billón (mil millones). Esto es en gran parte debido a la pérdida de independencia de los pacientes debido a problemas para comer; bañarse y arreglarse; incontinencia; y pérdida de memoria.

Para el análisis, los investigadores buscaron artículos en revistas revisadas por pares y libros sobre cuidadores, sueño, demencia y enfermedad de Alzheimer, publicados hasta junio de 2018. Esos estudios midieron la calidad y cantidad del sueño al monitorear la actividad eléctrica del cerebro, los movimientos corporales y los informes de los cuidadores.

La diferencia en el tiempo y la calidad del sueño fue significativa en comparación con los no cuidadores en el mismo rango de edad y con el mínimo de sueño recomendado: siete horas por noche para adultos. Los investigadores también analizaron los cambios relacionados con la intervención en la calidad del sueño, como:

  • Realizar ejercicio durante el día
  • No tomar café o té al final de la tarde
  • No beber alcohol por la noche
  • y recibir más luz solar por la mañana.

Los investigadores observaron que cuatro teorías sobre el sueño en los cuidadores de pacientes con demencia han surgido en los estudios:

  • Una controvertida “necesidad de dormir” considera que los adultos mayores necesitan dormir menos que los más jóvenes. Si es así, los cuidadores deben informar menos tiempo de sueño; pero sin cambios en la calidad percibida del sueño.
  • La “visión de empoderamiento”, que argumenta que el cuidado es una experiencia positiva y enriquecedora. Por lo que la calidad del sueño no debe modificarse o incluso mejorarse.
  • Visión del estresor ambiental“, que sostiene que el cuidado es tan estresante e impredecible que los cuidadores no podrían cambiar su rutina de manera que beneficie su sueño.
  • La visión de “lidiar” con los problemas de salud pueden estar motivados por respuestas poco saludables al estrés, como: un mayor consumo de alcohol; y menos ejercicio. Mientras que las intervenciones deben relacionarse con un mejor sueño.

Resultados

El análisis de los investigadores de Baylor encontró que los cuidadores dormían menos y percibían que la calidad de su sueño empeoraba. Eso significa que no estaban simplemente adaptando, o no “necesitando“, dormir. Es importante destacar que los cuidadores podrían mejorar su sueño a través de cambios de conducta, como se esperaba por el punto de vista “de lidiar” del cuidador.

Dadas las consecuencias a largo plazo, potencialmente acumulativas para la salud del sueño de mala calidad, así como la creciente necesidad de cuidadores de pacientes con demencia en todo el mundo, los médicos deben considerar intervenciones de sueño no solo para el paciente sino también para el cónyuge, hijo o amigo que será brindando atención“, dijo Gao.