Descubre la relación entre espacios verdes y un menor riesgo de síndrome metabólico

Las y los adultos de edad mediana y mayor que viven en vecindarios más verdes tienen un menor riesgo de desarrollar síndrome metabólico que aquellos que viven en áreas con menos espacios verdes.

Esta es la principal conclusión de un nuevo estudio realizado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), una institución respaldada por “La Caixa“, que proporciona más evidencia sobre los beneficios para la salud de los espacios verdes.

El síndrome metabólico es un grupo de afecciones que ocurren juntas e incluyen:

  • obesidad
  • hipertensión
  • niveles altos de azúcar en la sangre
  • niveles anormales de grasa

Es un factor de riesgo importante para enfermedades no transmisibles, como:

  • ataques cardíacos
  • diabetes
  • derrames cerebrales

El estudio

Hasta la fecha, varios estudios han analizado la relación entre la exposición a espacios verdes y los componentes individuales del síndrome metabólico. En este estudio, ISGlobal examinó el vínculo con el síndrome metabólico en su conjunto, proporcionando un indicador de la salud cardiometabólica general y a largo plazo.

El estudio longitudinal, “Long-term exposure to greenspace and metabolic syndrome: A Whitehall II study“, publicado en Environmental Pollution, utilizó datos de más de seis mil adultos, entre cuarenta y conco y  sesenta y nueve años al comienzo del estudio, de la cohorte Whitehall II del Reino Unido. Los participantes se sometieron a cuatro exámenes durante un período de catorce años (desde el año 1997 hasta 2013), con una serie de pruebas que incluyeron:

  • análisis de sangre
  • presión arterial
  • medidas de circunferencia de la cintura

El “verde residencial” se determinó mediante imágenes satelitales.

Resultados

Estos hallazgos sugieren que la exposición a largo plazo a los espacios verdes puede desempeñar un papel importante en la prevención del síndrome metabólico en su conjunto, así como en componentes individuales como:

  • circunferencia de la cintura
  • niveles altos de grasas en la sangre
  • hipertensión

Los mecanismos subyacentes a esta asociación “podrían estar relacionados con mejores oportunidades que brindan los espacios verdes para realizar actividad física; así como una disminución en la exposición a la contaminación del aire“, explica Carmen de Keijzer, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio. La relación observada fue mayor para las mujeres que para los hombres. “Las mujeres tienden a pasar más tiempo en su vecindario residencial; lo que podría explicar esta diferencia de género“, agrega la investigadora.

El estudio encontró más beneficios para la salud en aquellas áreas con mayor cobertura de árboles. Lo que proporciona una base para investigar los tipos de vegetación que impactan positivamente en nuestra salud“, dice Payam Dadvand, investigador de ISGlobal y último autor del estudio.

Ciudades más saludables

Los espacios verdes podrían ayudar a reducir la carga de enfermedades no transmisibles, una de las principales prioridades de la salud pública en la actualidad. “Necesitamos ciudades más verdes, si queremos ciudades más saludables“, subraya Dadvand.

Un estudio reciente, también realizado por ISGlobal, demostró que las personas que viven en áreas más verdes tienen un deterioro cognitivo más lento. Menos estrés, mayor longevidad o una mejor salud general y mental son otros beneficios probados por estudios científicos.