Asistencia a una “Escuela del Corazón” se relaciona con menor riesgo de pacientes con infarto de miocardio

Se demuestra que la educación del paciente es un aspecto importante de la rehabilitación después de un ataque cardíaco (infarto de miocardio).

Después de un primer ataque cardíaco a casi todos los pacientes en Suecia se les invita a asistir a la ‘Escuela del Corazón‘ y viven más que los pacientes no participantes. Esto se demuestra en el estudio “Attending Heart School and long-term outcome after myocardial infarction: A decennial SWEDEHEART registry study“, realizado por investigadores de la Universidad de Uppsala, publicado en el European Journal of Preventive Cardiology.

Escuela del Corazón

Los componentes centrales de la ‘Escuela del Corazón‘ de Suecia son:

  • Asesoramiento individual
  • Sesiones grupales centradas en los riesgos modificables relacionados con el estilo de vida

A los pacientes que asisten a la escuela se les enseña la importancia de:

  • Mantener una dieta saludable
  • Estar físicamente activo y dejar de fumar

Casi todos los pacientes con un primer infarto de miocardio están invitados a participar. Sin embargo, la asistencia a la Escuela del Corazón es voluntaria y menos de la mitad de los pacientes deciden unirse.

Tiempo de supervivencia

Este estudio representa la primera evaluación científica de la Escuela del Corazón en relación con la mortalidad después de un infarto de miocardio. Esto para investigar la relación entre la participación en la Escuela del Corazón y el tiempo que los pacientes sobreviven después de un primer ataque cardíaco. Los investigadores utilizaron los datos de diez años del registro cardíaco sueco SWEDEHEART (sistema web sueco para la mejora y el desarrollo de la atención basada en evidencia en la enfermedad cardíaca evaluado de acuerdo con las terapias recomendadas) y el registro sueco de causa de muerte. Las variables socioeconómicas se obtuvieron de Statistics Sweden (SCB).

La información de los investigadores comprendió datos de cuarenta y siete mil novecientos siete pacientes que tuvieron su primer ataque cardíaco en 2006-2015. Posteriormente fueron a la primera visita de seguimiento de RC. Entre ellos, se investigó el tiempo hasta su muerte (por todas las causas) y la muerte por causas cardiovasculares dentro de los dos y cinco años posteriores al ataque. Los datos permitieron a los científicos controlar una variedad de otras variables de confusión importantes, como factores demográficos y socioeconómicos, y otros aspectos de la salud cardíaca de los pacientes.

Menor riesgo

Después de ajustar las variables que podrían causar sorpresas o confusión, los investigadores descubrieron que la asistencia a la Escuela del Corazón se relacionaba con un riesgo marcadamente menor (es decir el tiempo hasta el resultado) no solo para la mortalidad total, sino también para la mortalidad cardiovascular. Con un seguimiento de hasta dos años, el riesgo de muerte de los participantes de la Escuela del Corazón se redujo en un 47% (50% de reducción del riesgo de muerte por causas cardiovasculares). Después de hasta cinco años, los resultados del seguimiento mostraron un riesgo de mortalidad 38% menor (43% menor por muerte por causas cardiovasculares).

Podemos decir que la asistencia a la Escuela del Corazón se relacionó con una mortalidad casi a la mitad. Tanto total como específicamente cardiovascular, después de un primer infarto de miocardio“, dice John Wallert, psicólogo licenciado y estudiante de doctorado en el Departamento de Salud de Mujeres y Niños de la Universidad de Uppsala.

Resultados

Los resultados fueron consistentes en varios análisis de sensibilidad; incluidas las fechas variables de asistencia a la Escuela del Corazón y controles complementarios para la participación en otros programas de rehabilitación cardíaca. Entre pacientes que también lograron la rehabilitación cardíaca completa, después de la estratificación de género y edad, etc.

Nos sorprendió un poco la solidez de los resultados. En este estudio, gracias a los datos de registro excepcionales de Suecia, tenemos los medios para controlar no solo los factores clínicos y demográficos. También los factores relacionados con la autoselección y las variables socioeconómicas, logros académicos e ingresos educativos. Los datos también proporcionaron el poder estadístico para lograr estimaciones precisas y permitir una variedad de análisis de sensibilidad“.

Ahora queremos determinar si la relación entre de asistir a la Escuela del Corazón con la mortalidad es realmente una de causa y efecto. Idealmente, lo descubriremos en un ensayo clínico aleatorizado lo suficientemente grande, preferiblemente uno basado en el registro“, dice Wallert.