Claves para cuidarte de pies a cabeza durante el invierno y disfrutar la temporada sin contratiempos

Dos de cada tres mexicanos padecen problemas respiratorios por la llegada del frío y los cambios bruscos de temperatura, de acuerdo con información de la Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello A.C.

Las infecciones en las vías respiratorias se incrementan desde finales de otoño hasta principios de la primavera, debido a que las condiciones climáticas y la calidad del aire no son las más idóneas para la nariz.

El doctor David Núñez Fernández, otorrinolaringólogo, señaló para que en la temporada invernal las zonas habitacionales, sobre todo de las grandes ciudades, se ven afectadas pues la humedad del ambiente disminuye considerablemente alterando la calidad del aire que respiramos.

Esta condición, sumada a la contaminación, dijo, crea un ambiente poco propicio para que la nariz funcione adecuadamente: el aire es de mala calidad, hay poca humedad y la nariz no está en condiciones de responder correctamente y se obstruirá por que el moco se vuelve más espeso, tarda más tiempo en pasar por la garganta y se comienzan a formar unas “costritas”. Esa sensación del moco espeso va a hacer que se sienta obstrucción en la nariz, explicó el especialista.

Núñez Fernández advirtió que cuando sentimos la nariz obstruida recurrimos por lo general al uso de gotas descongestionantes, algo que al principio ayuda, sin embargo, alertó, estos medicamentos pueden ser útiles por un periodo de tres o cuatro días; si después de este tiempo no se presenta mejoría se debe acudir a un médico porque puede haber complicaciones serias como la sinusitis o bronquitis.

Otra condición muy frecuente en esta época, a parte de las infecciones, es la sensación de resequedad por lo que se recomienda hidratar constantemente la nariz. Puede hacerse con suero, agua de mar o remedios caseros como agua hervida con sal o té de manzanilla con sal y aplicar algunas gotas con un gotero tres o cuatro veces al día. Si hay persistencia en la congestión es mejor acudir al doctor porque puede ser otro tipo de padecimiento como una alergia o una rinitis”, indicó el doctor Núñez.

Para prevenir infecciones respiratorias en época de frío, aquí algunas recomendaciones:

Consume vitaminas

  • En invierno, el cuerpo necesita más calorías para defenderse del frío.
  • Añade a tu dieta pequeñas cantidades de frutos secos y endulza la leche y el café con miel. Combate las agresiones del invierno tomando vitamina A (preferentemente de la grasa de la leche, mantequilla, margarina enriquecida, quesos, hígado y en la yema de huevo),
  • Defiende la piel del frío, evita la sequedad del cutis, y las grietas en los labios. 
  • Consume vitamina C (abunda en cítricos, tomates, pimientos verdes, coliflor y verduras en general) aumenta las defensas y ayuda a prevenir catarros y resfriados.

Actividad física, también en invierno

Mantenerse activo incrementa nuestras defensas y puede prevenir problemas de salud tales como enfermedades del corazón y diabetes. Por eso, trata de hacer ejercicio la mayor cantidad de días de la semana. Ejercítate entre 20 y 30 minutos cada vez. O distribúyelo en períodos más cortos que sumen entre 20 y 30 minutos todos al día.

Utiliza prendas abrigadoras

Si vas a exponerte a temperaturas muy bajas, elige prendas de abrigo de tejido térmico, mantiene la piel seca, conserva el calor y permite que se evapore el sudor

Evita los cambios bruscos de temperatura

Los extremos son perjudiciales. Mantén la temperatura de tu casa o lugar de trabajo a 22 grados centígrados, pero recuerda que la humedad es necesaria para evitar enfermedades respiratorias. La media de humedad idónea para mantener la frescura del ambiente es del 60-70 por ciento. Para conseguirla, puedes instalar un humidificador cerca de los calefactores.